Páginas

martes, 27 de noviembre de 2012

El Bellas Artes y su no nato patronato


Radio Sevilla lanzaba la exclusiva hace apenas 24 horas: Junta y Ministerio de Cultura estaban en conversaciones para dotar al Bellas Artes sevillano de un Patronato que se encargara de su gestión. El Ayuntamiento, nada más conocer la noticia se apuntaba al carro y se mostraba interesado en participar. Pero los fuegos artificiales se han acabado pronto, el consejero de Cultura ya ha dicho que de patronato nada de nada, que el Gobierno lo que tiene que hacer es ampliar el museo y luego, ya veremos.

Analicemos la cuestión. ¿Es positiva la creación de un patronato para el Bellas Artes? Rotundamente sí. El Museo subsiste de un modo tan precario que cualquier mejora en su gestión supondría un soplo de aire fresco, pero es que además un patronato daría cabida a empresas y patrocinadores que invirtieran dinero en el centro, dotándolo de presupuesto y, quién sabe, de una internacionalización de la que ahora carece. Entonces, ¿por qué la Junta de Andalucía no quiere crear un patronato? Básicamente porque supondría ceder el control del museo a otras personas y /o instituciones. Para la Junta, mantener el Bellas Artes es muy barato, apenas invierte lo justo y necesario para que siga abierto, no tiene presupuesto para exposiciones, ni para comprar nuevas obras de arte, ni para nada. Todo lo contrario que la joya de la corona de la Consejería de Cultura, el Picasso de Málaga, con seis millones largos de presupuesto que le permiten una agenda de actividades envidiable. ¿Por qué la Junta castiga al Bellas Artes de Sevilla? Responder a esta pregunta es más difícil que resolver los jeroglíficos egipcios sin la ayuda de la piedra Rosetta. Para la Junta de Andalucía, Sevilla no es más que la capital política de la región y ya por eso debemos dar gracias por existir. Por eso Sevilla está a la cola en inversiones, por eso es la provincia con menor inversión por habitante y por ello los proyectos sevillanos nunca prosperan, demasiadas piedras en el camino.

La última pregunta es mucho más retorcida. ¿Por qué la Consejería de Cultura le pide al gobierno del PP lo que jamás pidió al gobierno del PSOE? Ahí está la muestra de que a la Junta no le interesa el Bellas Artes, ni su ampliación, ni su mejora en la gestión. Y Sevilla carece de una sociedad civil fuerte que exija este tipo de cosas, no tenemos la burguesía catalana o vasca que invierte en cultura, pero tenemos bares... y procesiones cada fin de semana.

Fuente: Diario de Sevilla

No hay comentarios: