Páginas

sábado, 4 de febrero de 2012

Afección al Patrimonio (IV): Pabellón Real de 1929 (exterior)


El Pabellón Real de la Plaza de América es uno de los edificios que Aníbal González diseñó para este espacio del sector sur del Parque de María Luisa junto con los pabellones de Bellas Artes (Museo Arqueológico) y de Arte Antiguo (Artes y Costumbres Populares). Aunque en principio se concibió como lugar de recreo de la familia real durante su estancia en Sevilla cuando visitara la Exposición Iberoamericana, finalmente acogió el mismo uso que sus hermanos mayores, fines expositivos.


De gran belleza, el estilo que utilizó Aníbal González para este edificio fue el gótico Reyes Católicos y está construido en ladrillo y cerámica vidriada. Del interior apenas queda nada porque fue completamente destruido en los años sesenta y el exterior muestra una estampa de abandono y dejadez similar a los otros dos edificios de la plaza.


Remates y figuras con mallas de protección para evitar desprendimientos, cierres completamente inadecuados y oxidados en lo que antaño fueron balconadas, aparatos de aire acondicionado... Un desastre.



Por no hablar de la destrucción de las celosías de ladrillo, no se sabe muy bien si por vandalismo o para colocar rejas y aparatos de aire acondicionado.



Actualmente el Pabellón acoge diferentes oficinas municipales. Desde hace años se baraja la idea de devolverle su uso expositivo para crear la gran plaza de los museos en este espacio, pero por falta de dinero y de iniciativa política de unos y de otros, el edificio se deteriora a pasos agigantados. Fue propuesto para la colección Thyssen y posteriormente para la Bellver. Zoido prometió que tendría un uso cultural, pero nada más se ha vuelto a saber al respecto una vez ganadas las elecciones. Sin duda, sería un bello museo dedicado a las artes menores: cerámica, forja, tejidos...


Por último no puede falta algo tan latino como las muestras de amor. Lástima que en lugar de ensuciar y estropear un monumento no opten por tatuárselo en la frente, seguro que sería un acto de mayor entrega y amor.


2 comentarios:

DetectiveHallenbeck dijo...

Lo de la colección Bellver es incomprensible... ¿cómo es posible que no se construya 1 edificio para esa colección? o se use 1 de los cientos de abandonados en la ciudad, como la fábrica de artillería o la comisaría de la gavidia... Un museo necesita seguridad, pero cualquier edificio puede cumplir los requisitos con una inversión modesta si se hace de modo eficiente.
¿No hay manera de contactar con la responsable de cultura del ayuntamiento y proponerle cosas?

Juan José Cabrero dijo...

No es cierto que "Aunque en principio se concibió como lugar de recreo de la familia real durante su estancia en Sevilla cuando visitara la Exposición Iberoamericana, finalmente acogió el mismo uso que sus hermanos mayores, fines expositivos ".
Desde su diseño, Aníbal González lo ideó para albergar objetos de arte de la Casa Real.