Páginas

jueves, 19 de enero de 2012

Una ciudad sin modelo


Una vez más, todas las miradas de la ciudad se dirigen hacia la Isla de la Cartuja. El motivo es la recomendación del director del Centro de Patrimonio de la Humanidad de que se paren las obras de la Torre Pelli y la revisión del proyecto para acortar su altura. Al parecer, estas recomendaciones (reiterativas, por cuanto la Unesco ya ha pedido en anteriores ocasiones que se pare la obra) son fruto del informe que preparó ICOMOS durante su visita a la ciudad el pasado mes de noviembre.

Cuesta entender la insistencia de la Unesco con el rascacielos que ya se levanta en el extremo sur de la Cartuja. Si bien ha pedido en varias ocasiones que se paren las obras, en las distintas reuniones anuales que celebra, el tema ha sido eludido sin llegarse a una conclusión, es más, en la reunión de Brasilia se dejó bien claro que el proyecto no afecta a los tres bienes declarados Patrimonio Mundial por la Unesco en 1987. 

Sólo hay que echarle un vistazo a la imagen superior -correspondiente al reportaje que Diario de Sevilla realizó sobre la visita al Giraldillo- para comprobar que la afección de la torre sobre el paisaje es bastante relativa. Lo primero que habría que preguntarse es ¿qué paisaje? La cornisa del Aljarafe fue destruida hace ya bastantes años por lo que el supuesto daño habría que cogerlo con pinzas. A ello hay que sumarle que desde el entorno de la Catedral y el Alcázar la torre no se verá, por lo que únicamente la torre afecta a la imagen de la ciudad cuando se baja por la autovía de Huelva hacia Sevilla, una vista que deja bastante que desear por su deterioro permitido durante años.

Entonces, ¿por qué ese rechazo hacia la torre Pelli? Sólo puede entenderse por el empeño de algunos miembros de Icomos por parar el proyecto a toda costa, cueste lo que cueste. Si no fuera por ellos, la Unesco nunca hubiera reparado en su construcción porque, tal y como ya se reconoció en Brasilia, el edificio no afecta a los bienes declarados. Ejemplos similares hay unos cuantos. En Barcelona la Torre AGBAR (142 metros de altura) se encuentra a unos 800 metros de la Sagrada Familia, un edificio también declarado y que además, estuvo amenazado por las obras del AVE. Pero allí la Unesco nada objetó. Londres es otro caso donde a unos cuantos metros de otro edificio declarado, la Torre de Londres, se levanta la famosa City, con varios rascacielos, por no hablar del edificio de más de 300 metros de altura que  se prevé culminar en unos meses junto al Támesis. ¿Por qué Sevilla es diferente? Seguramente porque no contamos con un Ayuntamiento que apueste decididamente por proyectos que son beneficiosos (aunque sólo sea económicamente) para la ciudad.

Es por ello que quizás Sevilla debiera plantearse qué modelo de ciudad quiere ser. Es evidente que seguir la senda de la actualidad e intentar competir con otras capitales internacionales no goza de prestigio por aquí, todo lo que huela a modernidad es tachado de "antisevillano". Cuando se discute sobre estos temas, siempre sale a relucir lo mismo, el Patrimonio. Pues bien, si de verdad queremos deslumbrar al mundo por nuestro Patrimonio, hagámoslo ya. Dejémonos de Ikeas, áreas metropolitanas, copas davis y nuevos y deshumanizados barrios, apostemos por lo que realmente parece gustar a la mayoría de los sevillanos (o al menos, los que hacen más ruido). Centrémonos en nuestros monumentos, intentemos ser una potencia en la protección de nuestro patrimonio, hagamos del IAPH un centro de resonancia internacional, contemos con museos que sean la envidia del mundo, cuidemos nuestro patrimonio hasta que no haya una sola fachada en malas condiciones... seamos un lugar de referencia mundial en cuanto a restauración, recuperación y puesta en valor del patrimonio.

Lo que no tiene sentido es intentar ser una ciudad moderna a medias, pretender que somos algo más de lo que jamás seremos y encima presumir de ello. Si estamos en el mundo, estamos con todas las consecuencias. No tiene sentido tener uno de los parques tecnológicos más importantes de Europa (sí, sí, Cartuja93, ese espacio que tantos aseguran que sigue lleno de jaramagos) o contar con un importante sector aeronáutico (Aerópolis existe, a pesar de que el 99% de los sevillanos lo desconozca) y luego vender como el máximo de nuestra aspiración contar con un segundo Ikea o una tienda Decathlon junto al Estadio Olímpico (así, los dependientes del Decathlon podrán comprar en Ikea y los de Ikea, en Decathlon). 

A estas alturas de la película, nadie sabe qué va a pasar con la Torre Pelli, lo lógico y legal sería culminar un proyecto que resuelve el aislamiento del sector sur de la Cartuja y lo integra en la ciudad. Si la torre se recorta, supondrá un fracaso más en el devenir urbano de la ciudad.

13 comentarios:

mataiotes dijo...

Blogger, sólo comentarte dos cosas: 1. La torre Agbar tuvo una importantísima oposición ciudadana en Barcelona y de hecho sigue siendo muy criticada y 2. Viendo la foto resulta que la torre Pelli destroza todavía más de lo que ya lo estaba la cornisa del Aljarafe.

AJesús JB dijo...

Desde mi humilde catetismo, un par de apuntes:
- 1º Ni Barcelona, ni Londres, ni ninguna de las ciudades que se ponen constantemente de ejemplo tienen el skyline de Sevilla, caracterizado por ser dominado por la Giralda.
- 2º Personalmente no entiendo que la construcción de un rascacielos vaya unida a la modernidad. A principios del siglo XX ya existían rascacielos. Modernidad para mí es la construcción de un edificio que se integre con sus alrededores y sea energéticamente eficiente; cosa que los rascacielos no lo son en absoluto.

Culturadesevilla dijo...

@ Mataiotes: La torre AGBAR pudo ser criticada, pero la Unesco no puso problemas para que se construyera. Hoy en día es uno de los símbolos de la ciudad, sólo tienes que pararte en cualquier tienda de recuerdos y verás decenas de postales de la torre o en cualquier librería donde también hay muchos libros donde aparece el edificio. ¿Te imaginas aquí lo mismo con el Metropol Parasol? En cuanto a la foto, pues chico, tenemos percepciones completamente diferentes, en mi opinión la torre pasa completamente desapercibida precisamente por el caos urbanístico de la cornisa del Aljarafe.

@ AJesús: No veo el por qué de la referencia al catetismo, pero intentaré contestarte. Efectivamente el skyline de Sevilla y el de Barcelona o Londres es completamente diferente, pero ha sido tan modificado durante años que prácticamente no queda nada de ese bucólico paisaje que aparecía en los grabados antiguos donde sólo emanaban las torres y cúpulas de las iglesias. Las torres de Plaza España, la de Los Remedios, la Schindler, el Alamillo, el puente del Quinto Centenario, Torretriana... son edificios y estructuras que cambiaron el paisaje definitivamente. Algunos dirán que para peor, yo creo que simplemente lo cambiaron. No podemos pretender seguir viviendo en la imagen del siglo XVI, ni somos Venecia ni somos Florencia (por suerte o por desgracia).

Un rascacielos es moderno porque libera espacio en el suelo que se puede utilizar para otros menesteres, en este caso, jardines y espacios libres. La construcción en altura es mucho más eficiente porque concentra los usos en menos espacio y no consume tanto terreno. ¿Un ejemplo de construcción nada eficiente? Las urbanizaciones del Aljarafe, miles y miles de casitas adosadas que han ocupado el terreno destruyendo todo cuanto había. Además, la Torre Cajasol está considerado uno de los edificios más eficientes de Europa, con la categoría Leed Platino que lo identifica como una construcción sostenible y medioambientalmente eficiente.

Saludos!

el pasado de sevilla dijo...

¿plantearse que modelo de ciudad quieres sevilla?????, ¿te parece poco los derribos de las puertas, de duque, de calle imagen, LOS PARASOLES, la plaza del pan,etc, etc???

¿y todavía hay gente a favor de la torre????, no lo entiendo, todavía tienen que venir gente de fuera para ponernos los pies en el suelo y advertirnos de que dejemos de destruir nuestra ciudad.

Culturadesevilla dijo...

Pues sí, hay gente a favor de la torre, y mucha, como se pudo demostrar en la última encuesta que se hizo sobre el tema. El 40% está a favor y el 20% está en contra. El problema es que en esta ciudad siempre hacen ruido los mismos. Además, no entiendo qué tiene que ver la destrucción de las murallas (año 1868) o del Duque (años sesenta) con la Torre Pelli. No tiene absolutamente nada que ver.

Por cierto, ten en cuenta también que nosotros tenemos leyes y demás, unas leyes que la torre Pelli cumple a la perfección. Los que vienen de fuera, como tú dices, se están saltando nuestras leyes y dictaminando cómo debemos ser, que parece que eso se olvida. La Unesco no es precisamente un órgano elegido democráticamente, nuestra leyes las hace un Parlamento elegido por todos nosotros.

Saludos!

Juan Fco. dijo...

Amén.

el pasado de sevilla dijo...

anda que si vamos hablar del parlamento andaluz y sus leyes, bien vamos, y esto no lo digo por los últimos referentes vivido los cuales no me quiero extender por no desviar demasiado el tema.

y si, de fuera viene la unesco y muchos mas extranjeros con los que trato a diario para recordarme las barbaridades que hemos echo y seguimos haciendo década tras década con nuestra ciudad.

......que funciona el guggenhin en bilbao, pues allá vamos nosotros a copiar con los parasoles, eso si, sin cumplir fechas ni presupuesto,y con una ubicación equivocada, por que la encarnación no es la ladera del aljarafe, que para algo sevilla es diferent.


......que queremos ser mas cosmopolitas y mas moernos que nadie, pues plantamos un rascacielos, les regalamos el suelo a cajasol a cambio de un par de oficinas, y después ya nos gastaremos lo que no tenemos para adecuar el trafico en todo ese sector, pero claro, sin olvidar que desde el centro histórico estaremos viendo un palo de cristaleras marron tirando pa ocre, y que dicho sea de paso no aporta ninguna novedad ni atractivo arquitectónico, pero claro, sevilla es diferent.


y por ultimo, decirte amigo carlos o javier, no recuerdo tu nombre, que ante todo hay que ser humilde, y usar una estadística de tu blog como argumento a nivel de opinión publica general me parece cuanto menos desacertado por tu parte.


por ultimo, me he remitido a las puertas de sevilla y murallas, por que ahí empieza el declive de la identidad de nuestra ciudad, ya que sevilla siempre ha tenido un problema grave de personalidad, y en ese siglo empezó a derribar para ampliar y crear nuevas avenidas al estilo europeo, y desde entonces no ha parado en su cariño por la piqueta con tal de derribar e intentar parecerse a alguien que no sea su propia historia. Y es que aqui no queremos ni una CUENCA O NI UN TOLEDO ni a tiros, por que somos mu moernos.

un saludo

mikgel dijo...

Pretender meter a la Catedral, el Alcázar y el Archivo de Indias en la misma lista de Patrimonio en Peligro en que está el Paisaje Protegido del Valle de Bamiyan (el de los budas gigantes) en Afganistan me parece además de un insulto a la inteligencia un insulto de la UNESCO a Sevilla que cuida, estudia y difunde estos tres monumentos de manera ejemplar. Esa lista y su fondo asociado están para salvaguardar lo que puede desaparecer no para que los burócratas de la UNESCO hagan viajitos y se metan a urbanistas.

Sergio Palma dijo...

La Torre Pelli no se debía haber empezado nunca, pero ahora mismo es un error pararla. A no ser que los señores de la Unesco, esos que deciden por nosotros, vengan con un botón de reset.
El problema no es la inexistencia de un modelo de ciudad, el problema es que aquí todo el mundo intenta imponer su modelo de ciudad: el gobierno entrante, el gobierno saliente, la Unesco, la Junta... Y así nos va, que a costa de inversiones y desinversiones terminamos siempre estancados.
Pero bueno, mientras los políticos miren más por sus intereses partidistas que por la ciudad, seguiremos en barrena.

Saludos.

Culturadesevilla dijo...

@ Pasado: En referencia a este párrafo tuyo:

"y por ultimo, decirte amigo carlos o javier, no recuerdo tu nombre, que ante todo hay que ser humilde, y usar una estadística de tu blog como argumento a nivel de opinión publica general me parece cuanto menos desacertado por tu parte".

Ni me llamo Carlos ni me llamo Javier, y en cuanto a la estadística, vuelves a equivocarte, una vez más, con respecto a mí. Evidentemente no me refería a ninguna encuesta publicada en este Blog sino a la última encuesta que publicaron los medios de comunicación y de la que no recuerdo su nombre, por eso no lo puse. Una de las preguntas que se hacían era si se estaba de acuerdo con la construcción de la torre y el 40% decía que sí mientras que un 20% decía que no.

Saludos!

el pasado de sevilla dijo...

pues me gustaría que dijeras que publicación fue, ¿abc? seguro que no, ¿diario de sevilla? seguro que si. esas encuestas tienen la validez de cero, puesto que todos los periódicos esta politizados al máximo en esta ciudad.

verdad, creo recordar que te llamas sergio.

saludos.

Culturadesevilla dijo...

Pues mira, he encontrado la encuesta a la que te hacía referencia. Se trata del Barómetro de Enero de 2012, realizado por el Centro Andaluz de Prospectiva.

La pregunta fue: ¿Qué opinión le merece la construcción de la Torre Pelli en el entorno de la Cartuja?

Se valoraba de 1 (Muy mala) a 5 (Muy buena). El 40'1% escoge "muy buena" o "buena" frente al 24'8% que elige "mala" o "muy mala".

Entiendo que tampoco te servirá el Centro Andaluz de Prospectiva, pero bueno, simplemente era para dejarte claro a qué encuesta me refería y que no me lo había inventado.

Saludos!

Manuman dijo...

Muy buen artículo. Entiendo que la mayor oposición a la Torre puede ser estética pero nunca por su ataque al patrimonio sevillano.

Tenemos que sumar más y no restar tanto.