Páginas

martes, 17 de enero de 2012

Helsinki lucha por ser capital Guggenheim


Hace un par de años desde Cultura de Sevilla se bromeaba con la posibilidad de que la ciudad contara con un Museo Guggenheim. La noticia, fruto del Día de los Inocentes, creó gran revuelo entre nuestros lectores, e incluso circuló por Internet dándose como verídica.

Finalmente ha sido otra capital europea, bastante más al norte, la que está haciendo lo imposible por contar con un Guggenheim. Se trata de Helsinki, capital de Finlandia, que hace ya varios meses solicitó a la Fundación Guggenheim la posibilidad de acoger un centro dedicado al diseño, la arquitectura y la tecnología. Ya se han realizado los primeros estudios de viabilidad e incluso hay un borrador de presupuesto -ni más ni menos que 140 millones de euros-.

En la noticia, bastante normal hoy en día, vista la rapidez con que crecen las franquicias de los grandes museos (no sólo el Guggenheim, sino el Louvre o el British Museum) me han llamado la atención sobre todo dos detalles. El primero es que el Museo Guggenheim de Bilbao tenga capacidad de veto ante la instalación de nuevos museos en Europa y la segunda es el rechazo de parte de la población de Helsinki hacia este proyecto. ¿Y por qué tal rechazo? Pues en primer lugar porque se considera que Finlandia es un país lo suficientemente pequeño como para acoger un centro de estas características que se llevaría un gran pellizco de los presupuestos estatales y municipales; pero es que además, en Helsinki existen 75 museos que no ven con buenos ojos la llegada del gigante porque podría suponer una merma en el dinero que se destina a ellos. Que una ciudad con algo más de un millón de habitantes cuente con más de setenta museos es, cuanto menos, sorprendente. Sólo hay que compararla con Sevilla, una ciudad de un tamaño similar en cuanto a población, pero que apenas alcanza la decena de museos.

No siempre es oro todo lo que reluce y una noticia como contar con un Museo Guggenheim, que podría ser tenida como la noticia del siglo para una ciudad, también puede tener su parte negativa.

No hay comentarios: