Páginas

sábado, 5 de noviembre de 2011

Las naves del Barranco, mercado gourmet


Fue un proyecto de la era Monteseirín que se quedó en el papel y parece que el nuevo gobierno municipal pretende llevarlo a cabo. Las naves del Barranco, ese edificio que ha tenido los más variados usos sin que ninguno termine de cuajar, parece que por fin tendrá un contenido que lo ponga en valor.

Siguiendo el ejemplo del mercado de San Miguel de Madrid, el edificio se remodelará para que acoja un mercado exclusivo, con puestos de delicatessen y gourmet. De momento se conocen pocos detalles sobre el proyecto, pero lo importante es que por fin se le da un uso a la antigua lonja de pescado que sirva para ponerla en valor y de paso se cree un nuevo punto de interés turístico entre el centro y Triana. Sólo esperemos que la actuación incluya la mejora del entorno, que buena falta le hace.


4 comentarios:

Virginia dijo...

Me pregunto si cuando era sede de la oficina de turismo del Ayuntaminto ya existía la de Laredo o por el contrario el traslado motivó el abandono del Barranco. Si es así, lo comprendo porque Laredo es más céntrico.

Eso sí, ojalá el mercado funcione y el edifico tenga una continuidad de uso.

Culturadesevilla dijo...

@Virginia: Si no recuerdo mal, ambas oficinas llegaron a coincidir en el tiempo. En todo caso, creo que fue con la reapertura del Costurero de la Reina cuando se cerró la del Barranco. Pero de todos modos, te hablo de memoria.

Un saludo!

Anónimo dijo...

Que hagan el mercado de gourmet, pero no hace falta que toquen el entorno. El entorno está bien. Quizás alguna escalera algo desconchada y poco más, tampoco vamos a gastar dinero en cosas no necesarias... la calle no puede estar tan impoluta como el salón de tu casa...

Culturadesevilla dijo...

Bueno, creo que es algo más que "alguna escalera algo desconchada". El hecho de que esa zona sea frecuentada por indigentes que incluso han llegado a meterse en el edificio rompiendo sus cristaleras y que hacen sus necesidades allí en medio no creo que sea precisamente una situación idónea. Pero bueno, sobre gustos...