Páginas

lunes, 6 de abril de 2009

Palacio de San Telmo


Ha costado, pero la Junta de Andalucía por fin ha permitido que la prensa y diferentes parlamentarios andaluces visiten las obras de restauración del Palacio de San Telmo. Fue el sábado pasado y durante dos horas y media, el arquitecto encargado de la rehabilitación del inmueble, Guillermo Vázquez Consuegra, guió a los visitantes por los diferentes espacios explicando los pormenores de la obra.
.
A destacar varios aspectos. Al parecer, 2010 será el año en que San Telmo vuelva a abrir sus puertas una vez restaurado. La cifra presupuestaria no queda nada clara, el arquitecto habló de 32 millones, la Junta habla de 41 y el Partido Popular de 68 millones. Habrá que esperar para saber la cifra exacta. De momento la única zona prácticamente finalizada es la antigua capilla, del siglo XVII-XVIII y que conserva pinturas murales decorando sus diferentes paramentos. La estructura de la iglesia, así como sus pinturas, ya han sido restauradas mientras que el IAPH se encarga de diferentes elementos muebles como esculturas y retablos. El jardín, prácticamente inexistente debido a la transformación acometida en la época en que el edificio albergó el Seminario, ha sido rediseñado, dándole un toque "zen" con el agua como principal protagonista. En cuanto a los materiales utilizados, no se ha escatimado en recursos, para los suelos, mármol de Carrara importado de Italia. ¿Era necesario? Tal vez no, pero siendo la residencia de la Junta de Andalucía...
.
En cuanto a los aspectos meramente patrimoniales, según el diario El Mundo, se ha derribado el 70% del edificio. Esperemos que este dato no sea más que una exageración que busca la polémica, de lo contrario, sería un hecho gravísimo. El Palacio de San Telmo está declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de monumento. Goza de la misma protección que la Catedral de Sevilla, pero evidentemente el protocolo de actuación no ha sido el mismo. Se le ha dado carta blanca al arquitecto para que haga lo que considere oportuno y él mismo ha llegado a decir que "ha querido escuchar al viejo edificio para conocer el camino a seguir". Lejos de este diálogo arquitecto-edificio, nos preguntamos cómo es posible que un edificio con tan alto grado de protección haya sido reformado con tanta facilidad. El arquitecto señala "que el palacio nunca debió ser declarado en su integridad Monumento Nacional, porque está claro que no todo lo es". El arquitecto puede tener su opinión, pero resulta curioso que se aventure a decidir qué es Patrimonio y qué no lo es, para eso hay unas leyes de Patrimonio (que protegen San Telmo) y una serie de expertos que podrán decir qué se puede reformar y qué no. Puede que en los años del Seminario se retocara en exceso el edificio para adecuarlo al nuevo uso, pero de ahí a calificar como perfectamente prescindible todo cuanto se construyera en esa época... va un trecho.
.
Poco se sabe sobre la reforma del edificio y seguramente para cuando sepamos qué se ha hecho en el edificio, ya sea demasiado tarde. Sólo esperamos que San Telmo conserve su alma y ésta no haya sido encorsetada en exceso para el nuevo uso administrativo.
.
Enlace a la fotogalería de El Correo de Andalucía.

No hay comentarios: