viernes, 31 de julio de 2020

La guinda de Trafalgar Square

Heather Phillipson posa junto a 'The end'. Fotografía de James Veysey / Shutterstock. Fuente


Con este calor apetece escribir sobre cosas frescas y ¿qué hay más refrescante que un buen helado? Bueno, en realidad no os voy a hablar sobre el postre por excelencia del verano, sino sobre la nueva escultura de Heather Phillipson que se acaba de inaugurar en la londinense Trafalgar Square


Trafalgar Square en Londres


'The end' forma parte de un proyecto muy interesante que desde 1999 asombra a londinenses y turistas y que se ha convertido en una de las iniciativas de arte contemporáneo más importantes del mundo. Trafalgar Square es uno de los espacios más representativos de la ciudad del Támesis ya que en ella se encuentra la National Gallery. Además de la monumental columna dedicada al almirante Nelson y las dos fuentes, existen cuatro pedestales que fueron diseñados a mediados del siglo XIX para servir de podio a esculturas de personajes relevantes de la historia británica. Sin embargo, uno de ellos, el que estaba destinado a acoger el monumento a Guillermo IV, nunca fue terminado por falta de fondos, lo que motivó que el pedestal se quedara sin escultura durante siglo y medio.

La Royal Society of Arts encargó en 1999 tres esculturas contemporáneas que se irían colocando sucesivamente sobre el pedestal. Una vez culminada la iniciativa se hizo una consulta a diferentes expertos para decidir qué se podía hacer con el pedestal, decidiéndose que se siguiese destinando a exponer esculturas contemporáneas. Desde el año 2005 un total de diez esculturas o proyectos han ocupado el famoso plinto generando todo tipo de opiniones por las obras seleccionadas.


'Powerless Structures' de Elmgreen & Dragset (2012)


Fue en 2012 cuando conocí de primera mano este proyecto en mi (de momento única) visita a Londres. En aquel momento la pieza que ocupaba el cuarto pedestal era 'Powerless Structures' de los artistas Michael Elmgreen e Ingar Dragset. Cuando vi aquel balancín a varios metros de altura me quedé ojiplático, no era el tipo de arte público al que estaba acostumbrado, pero la sensación fue tan positiva que desde entonces he ido siguiendo periódicamente las propuestas que se instalaban en Trafalgar Square. Y ha habido de todo, desde un gallo azul hasta el esqueleto de un caballo pasando por un proyecto que dejaba el pedestal vacío para que quien quisiera se subiera al mismo a exponer un tema con el que animar a la población a reflexionar.

Y llegamos a 2020, en plena pandemia se acaba de inaugurar 'The end', de Heather Phillipson. El título ya de por sí invita a hacernos alguna que otra pregunta, pero la pieza en sí desde luego no va a dejar indiferente a nadie. Una montaña de nata coronada por una cereza sobre la que se posa un dron, todo ello acompañado de una enorme mosca que acude al olor del dulce. Tan llamativa pieza esconde en realidad un oscuro detalle, y es que el dron tiene una cámara que graba a los viandantes que atraviesan la plaza retransmitiendo en directo las imágenes. La obra de arte, normalmente creada para ser contemplada, se convierte aquí en una especie de inquisidor que vigila a todo el que se acerca, haciéndonos reflexionar sobre la falta de libertades o el control sobre la población.


'Gift Horse' de Hans Haacke (2015-2016). Foto de Mary Turner, de Getty Images News. Fuente


Una vez lanzada la propuesta, la obra queda a merced de las críticas y los comentarios. El 'Fourth Plinth Project' de Londres se ha convertido, con los años, en todo un referente en cuanto a arte en el espacio público. Ya sea por la visibilidad que da colocar una obra tuya en semejante escaparate o por las piezas escogidas, el debate sobre la idoneidad de este proyecto no ha cesado en ningún momento. De hecho a lo largo de estos años han surgido alternativas para erigir una escultura permanente en dicho pedestal dedicada a personajes de la talla de Nelson Mandela o la reina Isabel II. Sea como sea, de momento el proyecto tiene asegurada su pervivencia en el corazón de Londres, invitando a la ciudadanía a reflexionar sobre el papel del arte público en la actualidad.

¿Qué os parece la propuesta? ¿Qué os parecería algo semejante en Sevilla? ¿Os imagináis una pieza de este tipo en Plaza Nueva dialogando con el San Fernando?

No hay comentarios: