lunes, 5 de febrero de 2018

Una cámara bufa atajará los problemas de humedad de Santa Catalina




La humedad es, sin duda, uno de los grandes enemigos del patrimonio. Ya sea por filtraciones o por capilaridad, los efectos del agua suelen ser una de las principales causas de deterioro de edificios y obras de arte. En la iglesia de Santa Catalina el problema es doble, por un lado, las filtraciones que se producían por el mal estado de sus cubiertas amenazaban no sólo con dañar el propio templo, sino los bienes y retablos que hay en él. Por eso la primera actuación que se llevó a cabo tras su clausura fue la reparación de los tejados, una labor que se completó allá por el año 2010. Ahora, la tercera fase de las obras pretende atajar el otro gran problema, la humedad que asciende por capilaridad desde el suelo hacia los muros.



Cámara bufa en construcción en la iglesia de Santa Catalina


Francisco Jurado Jiménez es el arquitecto encargado de esta última fase de intervención en el templo de Santa Catalina. Después de restaurar las fachadas, los trabajos actuales se han centrado en el estudio arqueológico del recinto, donde han aparecido restos muy interesantes de época visigoda e islámica, y en la creación de una galería perimetral de ventilación denominada 'cámara bufa'. Para Francisco Jurado esta opción no es nueva, ya que fue la solución adoptada en otros edificios en los que ha intervenido, como la capilla de San José de Toledo, la catedral de Coria (Cáceres) o el templo de San Jerónimo en Granada. La propuesta consiste en la creación de un galería perimetral por debajo del nivel de la calle que permite la ventilación natural de los muros. De este modo se palía en parte la humedad que el terreno aporta a la fábrica del edificio permitiéndose incluso el acceso para limpiar el espacio. La humedad por capilaridad es un problema crónico de Santa Catalina, tal y como se puede observar ahora mismo en sus fachadas, restauradas en 2015, y que ya presentan manchas producidas por la presencia de agua.




La última fase de restauración de Santa Catalina comenzó el pasado verano e incluyen la creación de una cripta arqueológica bajo el templo así como la rehabilitación del interior del edificio junto con todos sus bienes. 

1 comentario:

Guillermo Daza dijo...

Muy interesante esta entrada. La verdad es que no conocía esta solución arquitectónica para la conservación, de hecho he estado investigando y realmente es sorprendente, incluso en algunos sitios se llega a utilizar la cámara bufa como lugar expositivo del propio edificio.