Páginas

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Santiponce, un diamante por pulir

Nave de la iglesia del Monasterio de San Isidoro del Campo


Santiponce es, sin duda, un municipio privilegiado. El contar con un yacimiento arqueológico de la talla de Itálica y con el Monasterio de San Isidoro del Campo, edificio de gran valor histórico y artístico, debería hacer de esta pequeña localidad un lugar de referencia en cuanto a difusión del patrimonio. Sin embargo, algo falla cuando los problemas se suceden uno tras otro sin que seamos capaces de colocar su rico legado como una de las banderas patrimoniales de la provincia y de Andalucía.

Las noticias que llegan desde Santiponce, a apenas unos kilómetros de la capital, casi nunca son positivas. A la dejadez absoluta que sufre el conjunto monumental de Itálica, sin apenas presupuesto, con un plan director que se desarrolla a duras penas y sin un centro de interpretación acorde a su relevancia, debemos sumar las amenazas de cierre por falta de personal, el continuo vaivén del Festival Internacional de Danza que edición tras edición está en la cuerda floja por falta de apoyos y presupuesto o la situación del monasterio de San Isidoro, robo incluido.


Anfiteatro de Itálica


Esta semana la Junta de Andalucía ha anunciado que, tras dos años, el Monasterio de San Isidoro volverá a abrir sus puertas los fines de semana. El antiguo cenobio amplía de este modo su horario de apertura sin que se haya aclarado qué pasó exactamente el pasado mes de agosto cuando alguien entró en el edificio robando la friolera de cuatrocientos azulejos del siglo XVI del conocido como Claustro de los Muertos sin que nadie se enterara. Resulta sorprendente y realmente frustrante que cuatro meses después aún no sepamos absolutamente nada sobre el robo y que la Junta de Andalucía ni siquiera se plantee ampliar la seguridad del recinto.


Itálica, cuna de emperadores

No sale mejor parada Itálica. La ciudad que dio al Imperio Romano dos césares subsiste a duras penas. Pensar en un centro de interpretación como el de Medina Azahara es toda una utopía, pero no se entiende que una ciudad romana de estas características tenga tan poco peso en el panorama patrimonial andaluz. El reciente rescate de la idea de pedir a la Unesco que declare las ruinas Patrimonio Mundial es un ejemplo más de cómo queremos que desde fuera valoren lo que aquí tenemos prácticamente en coma. 

Urge un plan de puesta en valor de este patrimonio. Pero de verdad. No es cuestión de plantear estrategias a medio y largo plazo, hacen falta medidas concretas, desde una lanzadera de autobús que conecte directamente Sevilla con Itálica varias veces al día hasta un programa de eventos que haga de Santipone una ciudad volcada con su patrimonio más allá de los puntuales festivales de danza y teatro. El patrimonio, si no se mantiene, se cae y es evidente que tanto Itálica como San Isidoro están en una situación crítica que hay que solventar lo antes posible. 2017 es una fecha simbólica ya que se cumplen los 1900 años desde la muerte de Trajano y el ascenso al poder de Adriano. Una efemérides magnífica para relanzar el patrimonio poncino y que se convierta en el verdadero motor de la localidad.

1 comentario:

Italica tours dijo...

Soy un guía local que quiere que la segunda población mas visitada de la provincia , repercuta ese turismo en santiponce . Tengo un proyecto que se llama " Trahia" para que santiponce disfrute por sus calles de ese turismo