Páginas

lunes, 14 de noviembre de 2016

Finaliza la restauración de la Glorieta de Luis Montoto


Los trabajos de restauración llevados a cabo por la empresa Metis en la Glorieta de Luis Montoto del Parque de María Luisa han culminado recientemente y ya es posible volver a disfrutar de uno de los últimos ejemplos de intervención artística llevados a cabo en el Parque.



La Glorieta de Luis Montoto fue diseñada por el arquitecto Luis Gómez Stern, que contó con la colaboración del escultor y ceramista Emilio García Ortiz. El conjunto ornamental fue inaugurado en 1959 con motivo del trigésimo aniversario de la muerte del literato sevillano. Se trata prácticamente de la última obra ornamental realizada en el Parque de María Luisa y vino a completar el amplio despliegue de pabellones, glorietas, fuentes y esculturas diseñados con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929. El valor de este monumento radica precisamente en ese intento por modernizar y actualizar el uso decorativo de la cerámica, un material que lamentablemente desapareció del espacio público a partir de los años sesenta y setenta del pasado siglo XX a pesar de la gran tradición ceramista de la ciudad.



La Glorieta está formada por dos elementos diferentes, la fuente que ha sido restaurada, compuesta por un gran panel cerámico y la escultura femenina que aparece recostada, y un estanque junto al cual se puede leer el nombre del homenajeado. Esta segunda zona de la Glorieta, que también alberga una escultura de piedra, no ha sido restaurada en esta ocasión, si bien es un proyecto que el Ayuntamiento podría ejecutar sin recurrir a un excesivo presupuesto.



La fragilidad del material empleado, unido a la terrible lacra social que supone el vandalismo en nuestra ciudad, hacen que este bello monumento haya sido vilipendiado en numerosas ocasiones, fechándose la última gran restauración en 2002, cuando hubo que reconstruir prácticamente el monumento entero. El reciente destrozo de la Glorieta de Roma, en los Jardines de las Delicias, apenas un mes después de haber sido restaurada, así como los continuos destrozos que sufren el Parque de María Luisa y la Plaza de España, obligan a que el Ayuntamiento se tome más en serio la seguridad de nuestras zonas verdes. No tiene sentido que se inviertan miles y miles de euros en restaurar unos monumentos que en pocas semanas ya vuelven a ser vandalizados. Algo hay que hacer, empezando por la educación en valores públicos y siguiendo por una mayor vigilancia para evitar, en la medida de lo posible, los ataques. 

Zona de la Glorieta de Luis Montoto pendiente de una limpieza

1 comentario:

manolo dijo...

No la he visto todavía.

Cuando la vea ya te diré algo.

manolo