Páginas

viernes, 19 de agosto de 2016

Recopilatorio de noticias estivales



Volvía ayer a Sevilla y el viaje se me atragantó cuando empezaron a llegarme mensajes al móvil informándome sobre el robo en el Monasterio de San Isidoro del Campo, en Santiponce. Desde luego no es la mejor manera de empezar el recopilatorio de noticias que tenía pensado, pero creo que es la más importante y vergonzosa de todas.


Claustro de los Muertos de San Isidoro del Campo


Según las primeras noticias aparecidas en prensa (ABC dio la exclusiva ayer jueves) en la noche del martes al miércoles fueron sustraídos dos "azulejos" de la zona del Claustro de los Muertos del Monasterio de San Isidoro del Campo de Santiponce. Según la noticia, que contiene algunas informaciones que habría que matizar, se trata de "dos azulejos de un metro cuadrado cada uno", si bien habría que aclarar que no existen azulejos de tal tamaño, siendo más bien paños de azulejos. Por otro lado se han atribuido dichos azulejos a Niculoso Pisano, famoso ceramista italiano que llegó a Sevilla hacia el 1500 para revolucionar la técnica empleada hasta ese momento por los talleres hispalenses. La novedad introducida por Pisano en Sevilla se basó en pintar los azulejos como si de lienzos se tratase, dotando a sus obras de un colorido, unos matices y una calidad nunca vistos hasta entonces. Los azulejos robados en San Isidoro son de arista, técnica que dista bastante de la que utilizaba el artista italiano.

Azulejos de artista en el zócalo del Claustro de los Muertos de San Isidoro


Sean o no de Pisano, el robo pone en evidencia la nefasta situación que vive el valioso monumento, fundando en 1301 y declarado Bien de Interés Cultural. En San Isidoro hay obras de un incalculable valor (entre ellas piezas de Juan Martínez Montañés) por no hablar de la exquisita colección de pinturas murales que decoran sus muros y que se remontan al siglo XV. Si alguien ha sido capaz de entrar en el edificio, arrancar dos paños de azulejos de un metro cuadrado y salir sin que nadie se entere, ¿qué impide que en la próxima incursión se lleven una escultura o causen un destrozo aún mayor? Este robo, que recuerda al de la cruz del Santo Domingo de Montañés del Museo de Bellas Artes y a otros atentados contra nuestro Patrimonio es una muestra del poco valor que le damos a nuestro patrimonio. El hecho de que San Isidoro se abra a las horas en punto sólo si hay visitantes en la puerta, que cierre los domingos y festivos y que carezca de mayores medidas de seguridad debería servir para que en la Consejería de Cultura se plantearan seriamente cómo cuidamos nuestro patrimonio, por mucho que la Unesco reconozca la valía de los Dólmenes de Antequera.

A pesar de esta terrible noticia, en estas últimas semanas también han comenzado diferentes obras en monumentos de la ciudad para devolverles parte del esplendor perdido.

Con un presupuesto de 16.300 euros y un plazo de cuatro meses, la empresa Dédalo está llevando a cabo una limpieza superficial de la muralla islámica de la Macarena entre la Puerta de Córdoba y el arco de la Macarena. La actuación pretende atajar de manera preventiva diferentes patologías que afectan al monumento, como la proliferación de plantas (e incluso árboles) en algunas zonas, cuyas raíces podrían llegar a dañar de forma irreversible el paramento de tapial con el que está realizada la cerca.



La intervención en la muralla tiene como objetivo, según indican desde el Ayuntamiento, el disfrute de la misma por parte de sevillanos y visitantes, si bien a nadie se le escapa que hace falta mucho más que una limpieza superficial para poner en valor el monumento. Una correcta iluminación, una restauración en profundidad, la apertura del espacio intermedio entre la muralla y la barbacana con la posible apertura de la Torre Blanca y la Puerta de Córdoba además de una correcta señalización que explicara el valor de la cerca sí constribuirían a que ciudadanos y visitantes conocieran mejor el monumento. Además, la actuación que se está llevando a cabo no dejar de ser una tarea mínima de mantenimiento que debería realizarse todos los años y no de manera aislada.

Iglesia del antiguo Hospital de las Cinco Llagas


También se está actuando con carácter de urgencia en la iglesia del antiguo Hospital de las Cinco Llagas, hoy sede del Parlamento de Andalucía. El templo, utilizado como salón de plenos, fue construido por Hernán Ruíz II en el siglo XVI, que se encargó de las obras del hospital tras la muerte de Martín de Gaínza. En este caso la intervención también se centra en eliminar determinados agentes nocivos para la piedra que compone fachadas y cornisas del edificio, como la acumulación de humedad, la contaminación o la oxidación provocada por el hierro empleado en anteriores restauraciones. Además de la limpieza del exterior del templo se va a proceder a sustituir el cemento utilizado en otras intervenciones por resinas menos agresivas con el monumento. La obra está presupuestada en unos 80.000 euros y servirá para recopilar información de cara a una intervención en profundidad que se llevará a cabo entre 2017 y 2018 y que afectará a otras zonas del antiguo Hospital como la fachada o la única torre original que se conserva.

Iglesia de San Luis de los Franceses


La iglesia de San Luis de los Franceses ha sido noticia, de nuevo, este verano, por la adjudicación de las que deberían ser las últimas obras para poder abrir al público un edificio cuyo plazo de finalización espiró hace años. La Diputación, propietaria del edificio, ejecutará nuevas obras en el desacralizado templo con un importe de unos 40.000 euros. Otoño de 2016 es la última fecha dado por el organismo provincial para abrir la joya del Barroco español al público, pero vistos los antecedentes, casi es preferible no hacerse muchas ilusiones al respecto. De hecho, en el recopilatorio del año pasado San Luis también "estaba a punto de abrirse".

Teatro Salvador Távora


Cierro el repaso con la que sin duda es una gran noticia. Gracias al acuerdo alcanzando entre el Consistorio y una cooperativa permitirá que el Teatro Salvador Távora pueda seguir abierto. La cooperativa, formada por trabajadores del espacio escénico y diferentes asociaciones culturales, alquilará el teatro y se hará cargo de parte de la deuda contraída hasta ahora. El Ayuntamiento, que por Ley no puede entrar en una cooperativa de este tipo, se compromete a facilitar que el Teatro cuente con una programación estable a través del ICAS y del Distrito Cerro-Amate. El Teatro Salvador Távora será el único proyecto que seguirá adelante de un complejo cultural de lo más ambicioso que se planteó en los terrenos de Hytasa hace una década y que nunca llegó a despegar.

1 comentario:

mari carmen garcia franconetti dijo...

Es una magnifica entrada, Sergio. Te felicito por tu encomiable labor. tu sevillanía es impagable.
Afectuosamente.