Páginas

martes, 31 de mayo de 2016

Tomares solicita a la Junta el regreso del tesoro romano


Era cuestión de tiempo que el Ayuntamiento de Tomares reclamara el conjunto de ánforas y monedas romanas aparecidas durante unas obras en el Parque El Zaudín de la localidad aljarafeña. Un tesoro así es algo demasiado goloso como para no utilizarlo como bandera municipal, y en plena campaña electoral era complicado que algún grupo municipal de los cinco que conforman el consistorio tomareño se opusiese a la resolución aprobada por unanimidad en el pleno.

¿Qué pide exactamente el Ayuntamiento de Tomares? Para empezar se ha solicitado a la Junta de Andalucía que se indemnice al Consistorio como propietario de los terrenos donde ha aparecido el tesoro según especifica la Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía. En segundo lugar se pide que, una vez estudiado, inventariado y catalogado, el conjunto de monedas regrese a Tomares para ser allí expuesto. También se solicita que la Junta asuma el coste económico de los trabajos arqueológicos que se están llevando a cabo en la zona, que reconozca a Tomares como "zona de interés de Andalucía" por el hallazgo y que se le facilite al Ayuntamiento toda la información relativa a los estudios que se están llevando a cabo en el Museo Arqueológico. 


Visto con perspectiva, el Ayuntamiento de Tomares tiene todo el derecho del mundo a reclamar los objetos aparecidos en su término municipal. Sin embargo, acto seguido deberíamos preguntarnos para qué. Según se apunta desde el Consistorio la idea es exponer las monedas en "un lugar seguro" hasta que se construya un museo donde exponerlas permanentemente. 

Puedo llegar a entender que ante la expectación causada por el descubrimiento, el Ayuntamiento de Tomares quiera aprovechar el filón para atraer visitantes a la localidad y de ese modo generar cierto movimiento económico. Sin embargo hay varias cosas que me producen un gran desasosiego. En primer lugar, la idea de "construir un museo donde exponer las monedas de manera permanente". ¿Un museo sólo para exponer las monedas o ya existía la idea de crear un espacio donde difundir la historia del pueblo? Si es lo primero, me parece un gasto excesivo teniendo en cuenta lo que cuesta mantener una infraestructura cultural (hay ejemplos a decenas de centros culturales en localidades sevillanas que han terminado cerrando por falta de visitantes y por la losa financiera que suponían a las arcas municipales), por no hablar del relativo interés que podría tener el ir a ver un museo donde sólo se expongan varios miles de monedas ya que no estamos hablando de un yacimiento arqueológico que se pueda musealizar in situ. Si lo que se propone es lo segundo y el museo va a contar con varias salas dedicadas a mostrar la historia del pueblo, ¿es necesario que regresen las 19 ánforas y los 600 kg. de monedas? Seguramente no, con llevar una pequeña muestra es más que suficiente y el resto puede y debe quedar atesorado en la institución creada para tal efecto, el Museo Arqueológico.

El día a día de nuestro Museo Arqueológico es tan deprimente que es hasta cierto punto entendible que pueblos y ciudades de la provincia reclamen piezas para exponerlas en sus respectivos espacios culturales. Recuerdo el caso de la ciudad de Carmona a cuyo museo fueron a parar varias piezas que estaban expuestas en el Arqueológico provincial. Seguramente si nuestro principal museo fuera un referente cultural a nivel internacional estas reclamaciones no tendrían lugar y sería todo un orgullo que piezas de Itálica, Carmona, Écija, Tomares, Camas o Alcalá del Río estuvieran expuestas en sus salas como representación de la riqueza cultural de la región. Ése es el objetivo del Museo Arqueológico, servir como catalizador del patrimonio arqueológico provincial puesto que es inasumible que cada pueblo, ciudad o yacimiento arqueológico cuente con su propio museo o centro de interpretación. Una vez dicho esto, es evidente que, aunque el Arqueológico estuviera en su máximo apogeo no se expondrían todas y cada una de las monedas encontradas, más que nada porque no es necesario. Con una muestra es suficiente para explicar el yacimiento, su historia e importancia. 

Tomares está en todo su derecho de reclamar este tesoro, pero creo que es una petición que se ha hecho a la ligera y sin valorar todos los aspectos aquí comentados. Sueño con el día en que nuestro Museo Arqueológico esté a la altura que se merece y que al visitar sus salas pueda uno conocer y disfrutar de nuestro riquísimo pasado, pero si vamos descuartizando nuestro patrimonio esa función didáctica nunca será posible. Los museos arqueológicos, a pesar de lo que se pueda pensar, son los que más pueden crecer y ofrecer en un futuro puesto que sus colecciones pueden seguir creciendo en función de lo que vaya apareciendo bajo nuestros pies, al contrario de lo que ocurre con un museo de Bellas Artes, por ejemplo. No pensemos tanto en lo local y tengamos una visión más global, sobre todo porque 600 kg. de monedas dan para llenar no una, sino varias salas expositivas y es perfectamente viable exponer una parte en Sevilla y otra, a modo testimonial, en ese supuesto futuro museo de Tomares.