Páginas

jueves, 28 de abril de 2016

Nuevas actuaciones urbanísticas en la Macarena y Santa Justa

Entorno Basílica de la Macarena. Fuente Google Maps


El anuncio de las obras de remodelación de dos importantes espacios urbanos en los próximos meses, en el entorno de la estación de Santa Justa y en la Basílica de la Macarena, podrían suponer el principio de una nueva forma de entender el urbanismo en la ciudad.


El proyecto para peatonalizar y dignificar el acceso a la Basílica de la Macarena, junto a la Ronda Histórica, se elaboró hace ya unos años pero quedó a la espera de aportación económica. La intervención, presupuestada en unos 425.000 euros, incluye la peatonalización de todo el frente de la Basílica, incluyendo el arco de la Macarena. La idea que persigue el diseño elaborado por el Ayuntamiento en colaboración con la propia Hermandad es realzar este espacio, eliminando los aparcamientos existentes en la actualidad y recuperando parte de la historia del lugar al significar en el nuevo pavimento el trazado de la muralla que corría paralela a la actual calle Resolana. La parada de taxi se trasladará hacia la avenida mientras que una nueva hilera de naranjos darán sombra al carril bici y a los bancos que se colocarán bajo ellos. El resto del espacio quedará peatonalizado y libre para la contemplación del arco y la Basílica, elementos que sin duda ganarán en monumentalidad con la actuación. El plazo de ejecución de las obras se ha estimado en apenas seis meses, por lo que a finales de año podrían estar concluidas.

Memoria de la actuación en el entorno de la Macarena. Fuente: Gerencia de Urbanismo


La segunda intervención se engloba dentro de un proyecto mucho más ambicioso que pretende mejorar el entorno de la estación de Santa Justa. A la espera de que el Estado, propietario de parte de los terrenos, acepte intervenir en la fachada frontal de la estación, el Ayuntamiento va a intervenir durante el próximo año en la 'plaza' existente al otro lado del puente que pasa por encima de las vías. Se trata de una zona verde paralela a la calle Juan Antonio Cavestany, diseñada para la Expo y que en estos veinticinco años se ha degradado en exceso al no contar con un diseño acorde a su uso. El proyecto actual, elaborado por Isabel Guerra-Librero, técnico de la Gerencia de Urbanismo que también se encargó del diseño de la calle Asunción, propone plantar treinta y cuatro nuevos árboles entre sóforas, melias, jacarandas y almeces que dotarán de mayor sombra a este espacio de 7.000 metros cuadrados. El diseño incluye juegos infantiles así como aparatos de gimnasia y zonas de recreo para personas mayores, como una pista de petanca.

La actuación se centrará en la zona comprendida entre las palmeras y el edificio de viviendas


Según se explica desde Urbanismo, "el proyecto distingue dos zonas de actuación. La primera, más cercana a Juan Antonio Cavestany, será la que resulte más ampliamente ajardinada". En esta zona se eliminarán las plataformas de hormigón existentes para sustituirlas por espacios ajardinados que mantengan las palmeras y que incluyan praderas de lipia (una planta tapizante), arbustos y flores. La otra zona concentrará los usos lúdicos, así como una nueva fuente que aporte frescor al ambiente. La única pega que le veo a esta intervención es que se mantiene la valla que se instaló hace un par de años, retranqueándola hacia la calle Juan Antonio Cavestany. La remodelación de este espacio debería servir para eliminar la valla y que la plaza quede abierta a la ciudad del mismo modo que carece de vallas el parque que hay al otro lado de la calle Santa Juana Jugán. Nos estamos acostumbrando a vallar todo espacio público por miedo a los destrozos cuando en realidad lo que deberíamos hacer es fomentar la convivencia en los mismos, y más en zonas que, por su diseño, carecen de elementos a proteger.


Estado actual de la plaza junto a Juan Antonio Cavestany. Fuente: Gerencia de Urbanismo


Proyecto de remodelación de la plaza junto a Juan Antonio Cavestany. Fuente: Gerencia de Urbanismo


Con la recuperación de esta plaza junto a Santa Justa, que cuenta con un presupuesto de 860.000 euros y que podría comenzar a finales de año, se inicia un proceso de rehabilitación que no debería quedarse aquí, sino que tendría que extenderse a la calle Pablo Picasso y a todo el entorno de la estación, actualmente muy degradado. La actuación llevada a cabo en la estación de trenes de Córdoba, con su magnífico paseo ajardinado, bien podría servir como referencia a nuestra principal estación ferroviaria.

Playa de vías en Santa Justa


Por otro lado, se agradece que por fin el Ayuntamiento esté tomando cartas en el asunto del urbanismo, incluyendo medidas para paliar en la medida de lo posible los efectos de las altas temperaturas. Por sentido común, las plazas duras deberían estar completamente prohibidas en nuestra ciudad. Debemos caminar lo más rápido posible hacia un urbanismo sostenible en el que primen los espacios públicos adaptados a nuestro clima, con frondosas arboledas, grandes zonas ajardinadas (que no se recalientan como el hormigón) y láminas de agua. Incluso podríamos empezar a plantear zonas de baño en nuestros espacios públicos al estilo del Parque de la Creueta del Coll de Barcelona.


>> Gracias a Sara de la Peña por los planos sobre ambas actuaciones.

No hay comentarios: