Páginas

miércoles, 20 de abril de 2016

El Parlamento Europeo archiva la denuncia por el estado del Jardín Americano




La Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo admitió a trámite el año pasado la denuncia que la Plataforma SOS Jardín Americano elevó a la institución comunitaria por el lamentable estado de conservación de esta zona verde heredada de la Exposición Universal de 1992. La pasada legislatura supuso el absoluto abandono y declive del Jardín Americano, perdiéndose decenas de especies y llegando el espacio a un estado de degradación similar al que tuvo durante los años en que estuvo completamente cerrado. Ante la negativa del Ayuntamiento a atender las peticiones  de las diferentes entidades que conformaban la Plataforma, ésta decidió recurrir al Parlamento Europeo para denunciar la situación, ya que el arreglo de este jardín, así como los del Guadalquivir, se realizó con fondos europeos.


Tras admitir a trámite la queja, la Comisión de Peticiones se puso en contacto con el Ayuntamiento, ahora en manos socialistas, para requerir información sobre la situación actual del Jardín. Desde la Delegación de Economía se respondió inmediatamente al requerimiento del Parlamento europeo indicando que la recuperación de este espacio se incluía en un proyecto denominado "Acondicionamiento ambiental y reforestación de las riberas del Guadalquivir, entre Puente del Patrocinio y Puente del Alamillo", con una extensión total de 237.436 metros cuadrados. El Consistorio se limita a informar a la Comisión de que el proyecto se llevó a cabo en su totalidad "encontrándose las inversiones realizadas en uso y mantenidas" por el propio Ayuntamiento y que "las incidencias sobre las mismas son similares a las que se producen en el resto de zonas verdes de la ciudad, realizándose, por parte de esta Corporación, la reparación de las mismas según sus disponibilidades presupuestarias". De cara al presente y futuro del Jardín, el Ayuntamiento indica que recientemente se han recuperado el lago y cascadas y que actualmente se está trabajando en la "definición de un nuevo modelo de gestión que garantice la participación en la toma de decisiones y el uso de las instalaciones". También se hace alusión a la reciente creación de un Comité Consultivo para la Gestión del Arbolado, las zonas verdes y el paisaje de Sevilla. La Delegación de Economía zanja el asunto indicando que "los fondos recibidos de Europa han sido destinados a la finalidad para los que fueron concedidos, encontrándose las infraestructuras realizadas con los mismos en funcionamiento".

Ante la respuesta del Ayuntamiento de Sevilla, la Comisión decide archivar el asunto dando por válidas las explicaciones.

Lago del Jardín Americano. Foto de Curro Oñate


El toque de atención llegado desde Europa pone en evidencia que la gestión de las zonas verdes durante el anterior mandato dejó bastante que desear, en especial en lo referente al antiguo recinto de la Exposición Universal. Con el cambio de Gobierno se ha tenido una mayor sensibilidad hacia este espacio, arreglándose el lago, mejorándose la limpieza y abriéndose el uso del Aula Bioclimática a la participación de todas aquellas asociaciones que quieran utilizarla. También está sobre la mesa que el Jardín Americano pase a formar parte de los jardines históricos de la ciudad, por lo que sería Parques y Jardines quien se hiciera cargo de su conservación y mantenimiento del mismo modo que se encarga del Parque de María Luisa o los Jardines de las Delicias.



¿Es esto suficiente? Digamos que aún queda camino por recorrer. El arreglo de las zonas verdes de la Cartuja costó, hace unos años, más de ocho millones de euros. Lo que en principio estaba llamado a convertirse en un corredor verde terminó siendo un fondo de saco sin apenas uso y en un estado de conservación bastante precario. De la recuperación y puesta en marcha de los pabellones de la Naturaleza y del Futuro depende en gran medida que los jardines Americano y del Guadalquivir gocen de mayor uso, pero también es cierto que su correcto mantenimiento no puede quedar en un compás de espera. Hace falta un estudio pormenorizado de las carencias y necesidades de estas zonas verdes, así como un plan de viabilidad que los integre en el conjunto de espacios verdes de la ciudad. A día de hoy, los Jardines del Guadalquivir, por ejemplo, no son una zona segura debido a su encerramiento y progresivo abandono. De la puesta en valor de estos espacios dependerá que la queja ante Europa haya servido de algo o no. La intención del Ayuntamiento es positiva, pero hace falta una mayor implicación tanto del propio Consistorio como de la ciudadanía para que esta zona de la ciudad recupere el lustre perdido.