Páginas

viernes, 18 de marzo de 2016

Cartuja, laboratorio de sostenibilidad



El tiempo pasa y tímidamente se plantean algunas medidas para mejorar uno de los principales problemas de la ciudad, la movilidad. A la espera de que se plantee un plan ambicioso y sostenible que abarque a toda la ciudad, el Ayuntamiento ha puesto sobre la mesa algunas medidas que se aplicarán en uno de los puntos más conflictivos de Sevilla, el Parque Tecnológico de la Cartuja.


Dos líneas de autobús (C1 y C2) y dos estaciones de Cercanías no son suficiente para acoger el volumen de tránsito ciudadano que tiene este pequeño distrito tecnológico por el que cada día pasan más de 10.000 personas entre trabajadores y estudiantes. Durante años las soluciones aportadas por las administraciones han consistido en mirar para otro lado o plantear parches temporales como la apertura, intermitente, de los aparcamientos de la avenida Carlos III.

En las Jornadas de Movilidad que se han celebrado esta semana en el Parque Tecnológico organizadas por CCOO, el alcalde ha anunciado algunas medidas para mejorar el tráfico y la calidad de vida de la Cartuja. Para Juan Espadas, el recinto de la Exposición Universal es una "prioridad" y una asignatura pendiente desde hace ya demasiado tiempo. La principal novedad planteada por el actual Gobierno pasa por la puesta en marcha de un servicio de lanzadera de autobús que comunique, de forma directa y sin paradas intermedias, la estación de Metro de Blas Infante con el Parque, lo que se conoce como un Autobús de Tránsito Rápido. Según el alcalde, este proyecto (que iba en su programa electoral junto con otras líneas similares para barrios alejados del centro) se está ultimando, aunque aún faltan por determinar aspectos fundamentales como la tarifa y la frecuencia que tendrá la lanzadera. Este tipo de autobuses de alta capacidad funcionan ya en ciudades como Barcelona y Granada y tienen la particularidad de que se mueven por carriles reservados, tienen un mayor aforo y su recorrido dispone de menos paradas, lo que contribuye a mejorar su velocidad comercial. El objetivo de este nuevo servicio de TUSSAM es comunicar el Metro con el Parque Tecnológico (donde tendrá un recorrido circular) de forma rápida y cómoda, convirtiéndose en una alternativa al tráfico privado. ¿Problema? El Ayuntamiento pretende que este servicio tenga un coste especial fuera de las tarifas de TUSSAM lo que pondría en tela de juicio su atractivo. Si un estudiante o trabajador que llega en Metro a Blas Infante tiene que gastarse un dinero adicional en este servicio, tal vez opte por coger su coche o directamente usar el C1 aunque tarde más tiempo, pudiendo usar el transbordo del Metro. Para que esta línea nueva sea competitiva debería tener el mismo coste que el resto de líneas y entrar a formar parte del sistema de transbordo vigente.

Coches aparcados en el Camino de los Descubrimientos


Por otro lado, el Ayuntamiento está trabajando con la Junta de Andalucía para poner en servicio los 3.200 aparcamientos existentes en la Avenida Carlos III, que se abrirían de forma gratuita para trabajadores y usuarios del Parque. Si a estas plazas sumamos las 3.000 con las que cuenta el aparcamiento de la Torre Pelli, nos encontramos que el recinto de la Cartuja contaría con unas seis mil plazas de aparcamiento al servicio de los usuarios del recinto, lo que permitiría al Ayuntamiento la mejora urbanística de la Cartuja, prohibiéndose de manera drástica los aparcamientos indiscriminados que hoy en día ocupan acerados, jardines y zonas libres. La imagen del Camino de los Descubrimientos lleno de coches o las aceras de las calles interiores del Parque repletas de vehículos debería acabarse para siempre. Entre los aparcamientos y la apuesta por más transporte público ya no habría excusa alguna para dejar el coche en cualquier sitio y de cualquier manera. Si a estas medidas se añade una mejora de las infraestructuras destinadas al uso de la bicicleta (renovación y ampliación de carriles bici, más puntos de Sevici, aparcamientos seguros para bicicletas privadas) la Cartuja se podría convertir en un barrio mucho más agradable y sostenible a la espera de un Metro que parece que nunca va a llegar, a pesar de que solucionaría de una vez por todas los problemas de movilidad del Parque.

Para el alcalde, la Cartuja "debe ser un referente en materia de innovación y proyectos que favorezcan un desarrollo sostenible y modelos de eficiencia energética". De hecho la compañía Endesa ha elegido la Cartuja como lugar de experimentación de un nuevo proyecto basado en la Smart City que ya funciona con éxito en Málaga. Si bien aún se conocen pocos detalles sobre la iniciativa, Endesa ha considerado que la Cartuja "es la localización idónea para implementar los soluciones tecnológicas que está desarrollando actualmente y que convertirían a la isla en un referente tecnológico del sur de Europa". Se trataría de poner en práctica "una serie de acciones que conduzcan a la simplificación de las infraestructuras eléctricas necesarias para proporcionar un servicio de alta calidad, diseñando actuaciones a nivel de cliente, de edificios y zonas de la isla en su conjunto, albergando elementos relacionados con la eficiencia energética y la movilidad eléctrica".

Av. de Marie Curie en el Parque Tecnológico Cartuja


A estas medidas habría que sumar la promesa municipal de acometer, a corto plazo, una serie de mejoras urbanísticas en puntos clave del recinto como el Camino de los Descubrimientos o la avenida Marie Curie. De momento son proyectos, pero al menos existe una intención por parte del Ayuntamiento de mimar y cuidar el principal nicho económico de la ciudad, algo que se echaba en falta con el anterior Gobierno municipal. Ojalá a estas medidas se sumen la recuperación de las zonas verdes y espacios públicos degradados (Jardín Americano, del Guadalquivir, Puerta del Barqueta, Canal...) y la progresiva mejora en el cerramiento del recinto, auténtico talón de Aquiles para su completa integración en la ciudad.