Páginas

lunes, 4 de enero de 2016

Bellas pinturas murales en el Centro Mudéjar de Carmona


Desde que abrió sus puertas el pasado mes de marzo tenía muchas ganas de conocer el Centro Temático del Mudéjar de Carmona. El edificio que acoge el centro es una antigua casa fechada en el siglo XVI pero que reutiliza parte de construcciones anteriores. Por analogía con otros edificios medievales, los estudios que se han llevado a cabo en la casa indican que pudo haber acogido una fonda en época medieval, un uso que en cierto modo ha mantenido con el paso de los siglos ya que hasta bien entrado el siglo XX fue un corral de vecinos.



De propiedad municipal, gracias a la inversión de diferentes administraciones y a la colaboración de la Ruta Bética Romana, el patio central del edificio ha podido ser recuperado dejando al aire libre una magnífica colección de pinturas de los siglos XV y XVI. Las sucesivas capas de cal empleadas en los paramentos de las galerías del patio han permitido conservar varios restos de pinturas murales que van desde una serie de graffitis de finales del siglo XV dibujados a carboncillo donde se puede ver un barco y otros elementos esquemáticos hasta una serie de arquitecturas fingidas del siglo XVI donde se aprecian despieces de ladrillos, cresterías, candelieri y diferentes elementos de tradición renacentista rasteables en otras pinturas sevillanas de la época.

Pinturas murales en el Centro del Mudéjar de Carmona

Pinturas murales en el Centro del Mudéjar de Carmona

El patio, de planta rectangular, está compuesto por cuatro galerías que se abren al patio por medio de arquerías de medio punto peraltadas, enmarcadas por alfiz, que recaen en pilares ochavados de ladrillo. La composición del patio, típicamente mudéjar, refleja un momento de nuestra arquitectura previo a la importación de los mármoles que decoraron las grandes casas sevillanas, cuando se sustituyen los pilares de ladrillo por columnas de mármol genovés. Llama poderosamente la atención cómo, en una sencilla casa carmonense se tuvo la delicadeza suficiente como para redecorar los muros con pinturas a la moda renacentista mientras se conservaban los pilares medievales.

Doble pintura, carboncillo del siglo XV y crestería del XVI

Estas pinturas recuerdan en gran medida a otras que podemos encontrar en Sevilla capital y en Santiponce. En el convento de Santa Clara, durante la restauración del claustro aparecieron una serie de pinturas murales donde también se emplearon ricas arquitecturas fingidas para decorar los paramentos. Si bien las pinturas de Santa Clara, posteriores a 1530, son de una mayor complejidad, sirven para poder fechar las de Carmona, que estarían a medio camino entre éstas y las de San Isidoro del Campo, en Santiponce.

Pinturas murales renacentistas en el convento de Santa Clara de Sevilla (siglo XVI)

Pinturas murales renacentistas en el convento de Santa Clara de Sevilla (siglo XVI)


La colección de pinturas que conserva San Isidoro del Campo es absolutamente deslumbrante, con un repertorio que viaja desde la primera mitad del siglo XV hasta el siglo XVII. Si nos detenemos en las pinturas de la Sala Capitular del monasterio veremos que la decoración del siglo XV con escenas de la vida de San Jerónimo se entremezcla con la nueva iconografía desplegada en el XVII tras silenciar Felipe II el foco reformista que hubo en San Isidoro. Las pinturas del siglo XV forman parte del programa decorativo que los jerónimos desplegaron en un edificio que había sido fundado en 1301 por don Alonso Pérez de Guzmán y su mujer, doña María Alonso Coronel, una fundación que dejaron en manos de los cistercienses. Los jerónimos llenaron, a partir de 1431, los sobrios muros cistercienses de bellas pinturas que fueron ocultadas para evitar nuevas herejías a finales del XVI. En las pinturas de la Sala Capitular vemos un posible antecedente de las pinturas de Carmona, con unas cresterías góticas muy similares, aunque más avanzadas en el tiempo en el caso del Centro del Mudéjar.

Pinturas medievales (siglo XV) de San Isidoro del Campo, Santiponce

Pero no todo son pinturas murales en el Centro del Mudéjar. Como su nombre indica, es un espacio expositivo donde se cuenta la forma de vida de los habitantes de Carmona en el cambio de la Edad Media a la Edad Moderna, cuando la fe islámica fue sustituida por la cristiana. Fueron muchas las costumbres y hábitos que perduraron en la ciudadanía a pesar de abrazar una nueva religión. El Centro se ha instalado, a la espera de seguir con las obras de recuperación de la casa, en una de las estancias laterales del patio, con una cubierta de madera a dos aguas. Una serie de vitrinas y paneles explican, de manera temática, diferentes aspectos de la vida cotidiana a finales del siglo XV y principios del XVI: el vestido, el urbanismo, el comercio...

Área expositiva del Centro del Mudéjar de Carmona

Si bien resulta de gran interés la apuesta municipal por dotar de contenido a un edificio de estas características, hay varios aspectos que deberían ser subsanados lo antes posible para evitar desilusiones como la que yo me llevé. Para empezar, las vitrinas presentaban una suciedad inusual, con insectos y mucho polvo en el interior de las mismas al no estar cerradas por su parte posterior. También eché en falta información sobre el propio edificio, sus usos, su evolución y sobre todo, las pinturas. Que hayan aparecido estas pinturas es una excelente noticia y la divulgación de las mismas es fundamental para que la gente las valore. Tal como está planteado ahora mismo el Centro del Mudéjar sólo resultará atractivo para personas muy interesadas en aspectos artísticos concretos y precisamente estas personas son las que mayor desilusión se pueden llevar al ver un espacio museístico a medio terminar. Al depender este espacio del Museo Municipal quiero pensar que es cuestión de tiempo que el centro adquiera un mayor rodaje, pero con las vistas puestas en el aniversario de su apertura (dentro de cuatro meses) el Ayuntamiento debería plantearse una mejora en la visita para evitar que la baja afluencia de visitantes lo termine condenando al cierre.

Vitrina con utensilios cerámicos expuestos y un insecto de propina

Centro Temático del Mudéjar de Carmona. Calle Ancha (barrio de San Felipe). Abierto de 11 a 14 horas (consultar antes en la Oficina de Turismo).

Más sobre Carmona en el blog: 'El puente romano de Carmona' y 'Restos arqueológicos del Paseo del Estatuto'

2 comentarios:

Celia Marquez Goncer dijo...

Soy la restauradora que ha realizado los trabajos de restauración que han sacado a la luz las pinturas murales y los graffitis de la casa mudéjar, así como el epígrafe que se encontró oculto en una estancia interior de la casa, también he restaurado el material expuesto en sus vitrinas. Durante tres años he ido descubriendo y restaurando los restos de las pinturas, y ha sido para mi una satisfacción y un trabajo muy gratificante el descubrir y rescatar estas interesantísimas pinturas y graffitis, estoy de acuerdo totalmente contigo de la importancia de estos hallazgos a los cuales no se le han dado todavía la publicidad que merecen. Está a la espera de publicarse las investigaciones y los trabajos que se han realizado en la casa mudéjar. La restauración de la casa no ha concluido todavía, quedan trabajos pendientes, entre otros: La finalización de los trabajos de restauración de los graffitis de los arcos. La realización en paneles explicativos de toda la información sobre las pinturas y graffitis de las galerías, del porqué de las superposiciones de sus pinturas, de su cronología, estilo y toda la información que ayude a comprender la casa. También está a la espera de concluir el cerramiento de las vitrinas, que han ocasionado el lamentable estado en que se encuentran. Ya está próxima a comenzar la siguiente intervención de la casa y espero que queden subsanadas gran parte de sus deficiencias, las cuales están causando un perjuicio al museo mudéjar. Yo también me encuentro desilusionada.
Gracias por el blog es de gran importancia la labor que realizas sobre nuestro patrimonio.



Sergio Harillo dijo...

Muchas gracias por su aportación, Celia. Celebro que le haya gustado el blog y que compartamos opiniones. Me encantaría poder estar al tanto de las nuevas investigaciones y/o publicaciones que aparezcan sobre la casa y las pinturas, por lo que le agradecería que se pusiera en contacto conmigo a través del correo del blog (culturadesevilla@ gmail.com) para poder hacer un seguimiento sobre este interesante tema.

Un saludo y de nuevo muchas gracias por su comentario.