Páginas

miércoles, 16 de diciembre de 2015

Retablo Cerámico, una gran enciclopedia virtual dedicada a la cerámica

Zócalo en zaguán. Fábrica de Mensaque (1949). Imagen de Retablo Cerámico


La cerámica ha sido en Sevilla una de las principales industrias desde hace siglos. La perfección y belleza alcanzada en determinados períodos históricos ha hecho que azulejos salidos de talleres trianeros estén repartidos por edificios y museos de todo el mundo. Tan bella como frágil, la cerámica es uno de los primeros elementos que desaparecen en cualquier remodelación de un edificio histórico y es por ello que la labor desinteresada de Retablo Cerámico cobra un papel fundamental en la difusión y protección de nuestro patrimonio. Para conocer mejor el trabajo de esta gran enciclopedia virtual dedicada a la cerámico, Cultura de Sevilla entrevista a Manuel Pablo Rodríguez, vicepresidente de la Asociación Niculoso Pisano, proyecto surgido de la web Retablo Cerámico.


Zócalo Farmacia Murillo de Sevilla. Manuel Vigil-Escalera Díaz y Manuel García Montalván (1913). Imagen de Retablo Cerámico 


¿Qué es Retablo Cerámico y cómo surge la iniciativa? 


Retablo Cerámico es una gran enciclopedia virtual presente en Internet en lo referente a la cerámica artística, totalmente accesible y en constante actualización gracias al trabajo desinteresado de sus colaboradores. Surge en 2007 por iniciativa de Antonio Entrena Aznarte, como una web para catalogar retablos cerámicos devocionales, sumándose progresivamente decenas de colaboradores a los que les une la pasión por la cerámica. Ha ido creciendo de tal forma que ha dado origen a la creación en febrero de 2013 de la Asociación Amigos de la Cerámica “Niculoso Pisano”. Actualmente tenemos colaboradores y socios de varias regiones españolas y en nuestros índices aparecen azulejos localizados en Italia, Valencia, Perú, Toledo o Portugal, siendo lógicamente el grueso de obras de la región andaluza.

Zócalo de escalera. Instituto Británico de Sevilla. Manuel Arellano Campos (1900). Imagen de Retablo Cerámico



Siendo la cerámica una parte tan importante del patrimonio histórico artístico de la ciudad de Sevilla, ¿por qué es tan desconocida? 


Sin duda es importante. Ha sido desde la Edad Media una de las industrias de más prestigio de nuestra ciudad y principalmente del barrio de Triana. El desconocimiento pienso que proviene precisamente de eso, de que ha sido algo con lo que hemos convivido siempre en nuestro entorno de forma natural y no es hasta ahora cuando se le está dando el valor que se merece, aunque aún queda mucho por hacer. 

Zócalo de la Casa Peyré. Manuel Arellano Campos (1894). Imagen de Retablo Cerámico



Sevilla cuenta con un Centro dedicado a la Cerámica y el Alcázar expone parte de la Colección Carranza. ¿Es suficiente para dar a conocer la relevancia de esta disciplina artística? 


Estos dos elementos que citas ayudan mucho a seguir poniendo en valor la cerámica sevillana y a situarla en el lugar que se merece pero no podemos quedarnos sólo con eso. Para empezar, esas dos muestras deben estar vivas, se les debe de dotar de actividades propias, especialmente al Centro de Triana. Pero se pueden hacer muchas más cosas. Por ejemplo uno de los proyectos que tenemos en mente desde la Asociación es la de crear unos itinerarios cerámicos por la ciudad. 

Retablo de la Visitación, Niculoso Pisano (1504). Real Alcázar de Sevilla. Imagen de Retablo Cerámico


La labor de difusión y divulgación que hacéis a través de vuestra web y de la asociación es inmensa. ¿Habéis tenido algún contacto con las administraciones públicas para colaborar en proyectos? 

Son muchos los particulares que escriben a nuestro correo solicitando información, ayuda o fotografías y, como no, también hemos colaborado con diversas instituciones a lo largo de estos años. Por citar un ejemplo, el propio Centro de la Cerámica de Triana. Uno de nuestros socios más destacados es el catedrático de la Universidad, Alfonso Pleguezuelo y a través de su asesoramiento estamos realizando maravillosas investigaciones y colaboraciones. 


Azulejos en la ventana de la parroquia de Omnium Sanctorum, Sevilla (ca. 1356). Imagen de Retablo Cerámico



¿Podrías contarnos alguna anécdota relacionada con la catalogación de algún conjunto cerámico? 

Sí que hay anécdotas y son muchas cosas curiosas las que nos han ocurrido a lo largo de estos años, desde el acceso a ciertos cortijos a través de caminos terribles o en un palacio de la propia ciudad… Sin duda alguna de las más arriesgadas son algunas de las situaciones en las que nos vemos metidos para poder tomar fotografías de ciertas piezas. Hemos tenido que subir a los lugares más imprevisibles. Recuerdo un momento bastante difícil cuando accedimos a los andamios de la torre del Santuario de Consolación de Utrera cuando se restauraron los panes de cerámica del chapitel, realmente impresionante.

Ataifor del caballo. Siglo X. Museo Arqueológico de Granada. Imagen de Retablo Cerámico


Para finalizar, ¿qué proyectos de futuro tenéis en mente? 

La Asociación y nuestra web siguen creciendo y con ilusionantes proyectos. Tenemos abierto el “Proyecto Augusta” donde catalogamos la cerámica de Andalucía del siglo XV al primer tercio del XIX, estamos trabajando en el “Proyecto Gestoso” donde estudiamos la cerámica realizada en la época de la vida del ilustre sevillano José Gestoso y Pérez de cara al centenario de su muerte en 2017 y en breve pondremos en marcha el denominado “Proyecto Ataifor” especializado en poner en valor la cerámica andalusí de los siglos VIII al XV y todo ello sin desdeñar nuestro origen, el catálogo de cerámica devocional y el estudio de las biografías de los ceramistas. 



>> Gracias a Manuel por su colaboración en esta entrevista y a los miembros de Retablo Cerámico por su labor altruista de difusión del patrimonio.


Página web de Retablo Cerámico (enlace)
Página web de la Asociación de Amigos de la Cerámico 'Niculoso Pisano' (enlace)

2 comentarios:

Sofía Serra Giraldez dijo...

Por fin. Realmente ilusionante.
Gracias por el acercamiento.

Sergio Sánchez dijo...

Ya conocía la web, pero nunca la había visto tan detenidamente hasta hoy, y la verdad es que me he quedado impresionado por la gran cantidad de maravillas de cerámica que tenemos.

Es una pena que no sigamos utilizando la cerámica, es algo muy nuestro que deberíamos recuperar.