Páginas

miércoles, 4 de noviembre de 2015

El nuevo mirador de la calle Betis se abre al público


Tres años después de que acabasen las obras del mirador de la calle Betis, el Ayuntamiento ha abierto al público este espacio diseñado por mrpr Arquitectos. El proyecto ha quedado como único reducto de un ambicioso plan que preveía conectar la Plaza de Cuba con el Paseo de la O a través de los bajos de la calle Betis, creando un corredor peatonal que acercara la lámina  de agua al ciudadano.



Antiguo amarre del muelle camaronero


El proyecto se ubica sobre el conocido popularmente como muelle camaronero, por ser esta zona del río donde desembarcaban este tipo de embarcaciones de bajo calado. La recuperación de este espacio permite disfrutar de unas vistas privilegiadas hacia el Guadalquivir y contar con una nueva zona verde en pleno centro de la ciudad. La actuación comprende una serie de balcones de hormigón hacia el río y una plataforma a nivel de agua a la que se accede por una suave rampa que comunica ambos niveles.




El mirador conserva gran parte de la vegetación de ribera que durante décadas ha crecido en un espacio cerrado y aislado. Los años de abandono han echado a perder las plantaciones que se realizaron en el año 2012, por lo que la limpieza efectuada por el Ayuntamiento ha dejado los taludes en un estado bastante precario muy proclive a la erosión.



Comisaría de la calle Betis desde el mirador

La apertura de este nuevo oasis urbano deja pendientes una serie de flecos que sin duda el Ayuntamiento tendrá que solucionar antes o después. En primer lugar la limpieza del mismo, ya que si bien se nota que ha habido una actuación con vistas a la apertura, se echa en falta una limpieza en profundidad y un cuidado de la jardinería, plantando nuevas especies en el talud para evitar la erosión. También habría que colocar mobiliario urbano en la zona inferior para facilitar el descanso y disfrute del mismo. Y por supuesto, algo habría que hacer con los alcorques vacíos y rellenados con cemento de la calle Betis, justo delante de la valla que cierra el espacio, dando una muy mala imagen. Como colofón de la actuación, hubiera sido interesante contemplar una mínima señalética que contara la historia del espacio para que la ciudadanía y los visitantes conozcan el pasado industrial y etnológico del mismo.


Sobre la polémica sobre si instalar un quiosco con veladores en este espacio, personalmente creo que la ciudad necesita de oasis donde el ciudadano pueda simplemente descansar, pasear o estar, sin consumir ni tener que pagar para poder disfrutar del espacio. Creo que ha sido un gran acierto abrir el mirador tal cual, sin concesiones a terceros. Los únicos dueños de esta zona verde son los ciudadanos, que pueden disfrutar de él en el horario habitual de los parques y jardines de la ciudad, de 8:00 a 22:00 horas.


3 comentarios:

Carlos Jiménez Juan dijo...

Precioso lugar, por sus vistas más que por su atractivo propio. Estoy de acuerdo contigo en que necesita mobiliario urbano y replantación de las especies que han desaparecido. Me resulta complicado entender por qué ha estado tres años terminado y sin abrir, y por supuesto sin mantenimiento, lo que ha hecho que gran parte de la inversión inicial se haya perdido. Hay mucho por hacer aún en esa margen del río, la peatonalización de la calle Betis, de la que se está hablando mucho en estos días, puede ser un gran avance, siempre y cuando no sirva para que se llene la calle de veladores... La idea de conectar el paseo de la O con esta zona del río a través de una pasarela sobre la lámina de agua me parece magnífica, ya que se uniría casi toda la margen del río desde el Pabellón de la Navegación hasta Plaza de Cuba.

Por otro lado, cada vez que veo la típica imagen de la Torre del Oro con los "barquitos" turísticos delante se me clava una espina... Comparar estas fotos con las del siglo pasado donde se veían los grandes vapores amarrados en el muelle de la sal, me parece el ejemplo perfecto del viraje de la ciudad hacia la industria del "turismo intensivo". ¿nadie pensó en quitar primero esos barcos para mejorar la imagen cutre de la torre desde ese lado del río, antes de arrancar los árboles de Almirante Lobo?.

Un saludo!!

Sergio Sánchez dijo...

El proyecto debería haber incluido el traslado de la comisaría a otro lugar. Esa zona debe estar libre de construcciones.

Tania (Sevilla desde La Giralda) dijo...

Me gustó mucho este sitio, lo vi limpio cuando lo visité, y no veo necesario la inclusión de mobiliario en ese caso lo podrán disfrutar muy pocas personas. Sobre la vegetación quizás si necesita alguna cosa.

Saludos.