Páginas

sábado, 14 de noviembre de 2015

El Museo Arqueológico acoge a los bloggers culturales


Comencemos por el principio. Hace unos meses conocí a Nacho, del blog La Cultura Social, que estando de paso por Sevilla me propuso conocernos en persona después de meses siguiéndonos en nuestros respectivos blogs. Durante el encuentro me preguntó cómo nos organizábamos los bloggers culturales sevillanos, a lo que no tuve más remedio que contestarle que, al menos que yo supiese, no había ninguna relación más allá de alguna mención o retuiteo en Twitter. Y de ahí nació la idea de crear una red de bloggers culturales que pudiéramos, no sólo apoyarnos los unos a los otros, sino crear estrategias más potentes en la difusión cultural de nuestra ciudad. Cuento toda la historia porque estoy muy orgulloso de lo que hemos conseguido en apenas unas semanas. Hace unos meses para mí hubiera sido completamente impensable el plantearle a la directora del Museo Arqueológico de Sevilla una reunión en la que varios bloggers de la ciudad pudiéramos debatir con ella sobre el funcionamiento de la Institución. Quizás por miedo a una respuesta negativa (o tal vez después de muchos 'no' e incontables 'silencios administrativos') te acostumbras a hacer tu labor de forma callada y sin molestar mucho, pero cuando te encuentras con personas dispuestas a escucharte y a tener en cuenta tu opinión, te das cuenta de que Sevilla cuenta con materia prima suficiente como para avanzar en materia cultural.


Bloggers con la directora del Arqueológico, Ana D. Navarro

La reunión entre Ana Navarro, directora del Museo Arqueológico, y varios bloggers culturales, no ha podido ser más interesante. Muchas veces, cuando como ciudadano ves la realidad desde fuera, no alcanzas a comprender por qué las cosas funcionan como funcionan y de vez en cuando vienen bien este tipo de encuentros para intercambiar impresiones. Sin duda el principal problema del Museo Arqueológico es precisamente el Museo Arqueológico, una institución cultural de estas características no puede afrontar un plan de futuro sin unas instalaciones dignas que permitan desarrollar sus actividades con calidad. El pésimo estado del Museo se refleja en una caída constante de visitantes que, en los últimos años, se ha estancado en las 60.000 visitas, una cifra ridícula para una colección como la que atesora. Pero, ¿el problema se reduce únicamente a unas instalaciones anticuadas? Es evidente que no. El Museo Arqueológico tiene una agenda cultural bastante amplia que no termina de llegar a la ciudadanía. ¿Qué ocurre? Sin lugar a dudas la anquilosada comunicación de la Consejería de Cultura (los museos no llevan su propia comunicación) es una gran losa, pero existen herramientas que se pueden poner en marcha como la presencia en redes sociales. Sin ser la panacea, que el Museo Arqueológico tuviera una cuenta en Twitter, un Instagram, un canal de Youtube o un boletín informativo que llegase a tiempo al público potencial sin duda sumaría adeptos a la causa. Porque no podemos olvidar que España es muy grande y las necesidades presupuestarias muchas, si el Museo Arqueológico de Sevilla tiene problemas, también los tiene el Bellas Artes de Valencia o el de Escultura de Valladolid, las prioridades son muchas y parece que a nuestro Museo nunca le llega la hora, pero tampoco es que desde la ciudad se haga mucho por reclamar una solución a sus problemas.

El Museo Arqueológico tiene, desde hace años, un proyecto de reforma realizado por el estudio de Guillermo Vázquez Consuegra, una intervención que ha contado con un detallado estudio de las patologías del edificio y que lleva asociado un proyecto de investigación para actualizar el discurso expositivo del centro y poner en valor su colección. ¿Cuál es el problema? Que este proyecto cuesta la friolera de 32 millones de euros y las circunstancias actuales no permiten abordar dicha obra. Para intentar desbloquear el inicio de la reforma, se ha dividido el proyecto en fases, pero aún así parece que en 2016 tampoco veremos moverse un solo ladrillo. ¿Qué podemos hacer nosotros como ciudadanos? Apoyar nuestro museo y exigir su rehabilitación ¿Cómo? Yendo a visitarlo. Si el Museo Arqueológico tuviera el año que viene 700.000 visitas (una por cada sevillano censado en la ciudad) el Estado no tendría más remedio que tomar una decisión, pero mientras el Museo languidezca olvidado en el Parque de María Luisa no deja de ser una cuenta más en el largo rosario de necesidades que llena los cajones del Ministerio de Cultura.

La directora del Museo nos ha avanzado varias novedades como la puesta en marcha de un nuevo plan de comunicación que mejore la relación entre Institución y público o una variada agenda de exposiciones temporales a corto plazo. Esta misma semana, el día 19 de noviembre, se inaugura 'Mujeres en la Prehistoria', muestra organizada por el Museo de Prehistoria de Valencia a la que se añadirá un componente local con la exhibición de una tumba femenina de Valencina de la Concepción. La exposición llevará aparejada un ciclo de cine los días 24, 25 y 26 de noviembre sobre temática prehistórica, una recreación histórica del enterramiento de una mujer en una cueva artificial de época calcolítica el 13 de diciembre y un ciclo de conferencias en torno a la mujer en la Historia los días 8, 15 y 29 de marzo del año que viene.



Pero la actividad en el Museo Arqueológico no termina aquí. El Centro está preparando dos interesantes exposiciones para 2016 y 2017 que girarían en torno a la Sevilla medieval y su evolución hacia una metrópolis durante la Edad Moderna y otra que pondría en valor las excavaciones funerarias realizadas en Valencina de la Concepción. El componente investigador también es fundamental para que un Museo no se convierta en un cementerio de piezas y en ese sentido se están llevando a cabo nuevos estudios sobre piezas clave de la colección. Pinceladas de un centro que está muy vivo aunque esa no sea la imagen que percibe la ciudadanía. Y aquí todos tenemos algo que decir, desde el propio Museo, que debe mejorar su relación con la ciudad, hasta el Ayuntamiento, que debería incluirlo en la oferta cultural local aunque pertenezca a otra administración.

Cuando se planteó el hacer una reunión con alguna institución cultural sevillana lo tuve claro, la primera debía ser el Museo Arqueológico. La experiencia no ha podido ser más positiva, después de hoy he comprendido mucho mejor algunas cosas y he visto que al frente del Museo hay un equipo dispuesto a tomar la iniciativa. Quizás juegue en su contra que los tiempos evolucionan demasiado deprisa para una administración que se mueve con lentitud, pero ejemplos como el Museo Arqueológico Nacional o el Museo de Almería demuestran que se puede hacer mucho con esfuerzo e ilusión. Tal vez los ciudadanos debamos implicarnos más, quizás así la Institución se abriría más. O tal vez no. Pero si no lo intentamos, nunca lo sabremos.


>> Gracias a Ana D. Navarro por recibirnos tan amablemente y compartir con nosotros el día a día del Museo que dirige. Y gracias a los bloggers que han participado: El Lápiz Colorao, Arte Magma, ConCdeCorts, Siglos de Sevilla, el Aula de Patrimonio de la Escuela de Arquitectura y nuestro twitter favorito @ElculodMercurio 

6 comentarios:

Javi de El lápiz colorao dijo...

Un magnífico resumen, Sergio. Tengo un amigo que dice que cambiar algo en la Administración es como girar un trasatlántico a patadas. Entre 70.000 cuesta, entre 700.000 un poco menos.

Aún así, como siempre, hay cosas que se pueden hacer y que tienen coste 0, empezando por darle vida a las redes sociales. No parece lógico que el Arqueológico de Sevilla tenga menos de 500 amigos/seguidores en Facebook. Algo falla en el uso de esa herramienta. Requieren tiempo, pero si no puedes llegar a través de prensa y medios de comunicación tradicionales, no puedes poner carteles informativos ni llenar las calles de banderolas... ve a buscar a la gente a donde está.

Felicidades por tu trabajo, seguiremos hablando de esta reunión... ;)

Sergio Harillo dijo...

Muchas gracias Javi, la verdad es que con reuniones como ésta se aprende mucho de cómo funciona la administración. Y compartir la experiencia con vosotros ha sido muy positiva :)

¡Un saludo!

Sevilla HISCUL dijo...

PRIMERA PARTE
Hola Sergio,
Soy un anónimo seguidor de tu blog desde hace años y estoy encantado con la labor que realizas... enhorabuena por tu trabajo.
Mi formación como Antropólogo e Historiador del Arte ha hecho que me derive profesionalmente hacia el mundo de la interpretación cultural. Pues bien, este año me he estrenado como monitor de talleres del conocido "Conocer Sevilla" que organiza el Ayuntamiento de Sevilla en todos sus distritos.
Coincidiendo con tus postulados sobre el Arqueológico plenamente, casi lo primero que organicé en mis talleres es una visita a este emblemático y poco ponderado Museo.
Intento organizar una visita para el miércoles 25 de noviembre y para ello me pongo en contacto telefónico con ellos alrededor del 5 de noviembre (¡20 días antes de la visita!) para pedir la cita obligatoria ya que somos dos grupos de unas 25 personas cada uno,
Pues bien, desde el Museo se me indica que para ese día es imposible ya que toda la mañana está ¿lleno?...
Osea, todo lo que indicas en tu entrada es completamente falso... Al Museo acude tanta gente todos los días que no pueden entrar dos grupos de 25 personas (que por cierto, ni siquiera íbamos a ver el Museo completo, sino sólo el espacio del "Carambolo" y la exposición de "Mujeres en la Prehistoria"). Por problemas operativos no podía cambiar la fecha de la visita y la única solución que me aporta el Arqueológico es posponer la visita para ¡enero!. ¡Hasta enero está todo ocupado!

Sevilla HISCUL dijo...

SEGUNDA PARTE
Pedí una solución ante este problema y lo único que me dijeron es que como "grupo" era imposible, pero si se adquiría la entrada "individual" y no se actuara como "grupo" pues, evidentemente, si se podría entrar.
Con esa premisa, accedo al museo el día 25 de noviembre, advirtiendo a mis alumnos que no se trataba de un "grupo" sino de un "agrupamiento"... Ridículo... ¿verdad? Advirtiéndoles que no podría dar ninguna explicación personal puesto que esto se consideraría una actuación de "grupo" y que tendrían que adquirir la entrada-pase (porque todos eran sevillanos) de manera individual. Pues bien, la sorpresa es que cuando accedo con el "agrupamiento" a las diez de la mañana (20 PERSONAS), SE ME NIEGA EL ACCESO TAJANTEMENTE porque el museo considera que lo que hay allí es un "grupo" y por lo tanto se tiene que entrar como "grupo"... Incredulidad, bochorno, decepción...

Entiendo perfectamente la rigidez administrativa en cuanto a normas y criterios. Pero fue el propio museo el que me aportó la solución del "agrupamiento individual" para acceder al mismo y la increíble escena en que me vi envuelto delante de mis alumnos (casi todos personas mayores que no habían visitado el museo con anterioridad) fue completamente kafkiana. Se me podría acusar de "listillo" por intentar sortear la rígida administración que campea sobre estas instituciones, pero vuelvo a mencionar que actué tal y como se me indicó telefónicamente desde el propio museo, con dos semanas de antelación.

Desde el museo se me indicó que había problemas de aforo. En el tiempo que estuve allí (te recuerdo que a las doce había otro grupo) entraron dos colegios con alrededor de cincuenta niños). También se me indicó que el aforo de la "Sala del Carambolo", así como la de la exposición temporal "Mujeres en la Prehistoria" era de 70 personas. Mis alumnos, indignados, exigieron entrar de forma individualizada, pero dada la situación, muchos de ellos optaron por marcharse... Un completo despropósito...

Sevilla HISCUL dijo...

TERCERA PARTE (Y FINAL)
Para el grupo de las doce, lo que hice fue (y una vez más, siguiendo las instrucciones del propio museo), partir el "agrupamiento" en grupos de cinco o seis personas para que pudiesen entrar sin problemas de calificación lingüística.

Puse una queja al museo y aún así recomendé a todos mis alumnos que no se dejaran llevar por esta impresión y que visitaran el magnífico museo cuantas veces pudieran.

Con este panorama, como comprenderás, cómo vamos a solicitar a las personas un cierto dinamismo cultural, si a la postre, nos encontramos con situaciones como esta. Te aseguro que me moví completamente sensibilizado por tus postulados que comparto en su totalidad. Pero desde las propias instituciones NO SE NOS FACILITA EL ACCESO A LA CULTURA. Podemos seguir intentando que esto cambie y que cada vez más, sean los usuarios los que se imbriquen en los procesos culturales y que dinamicen con su asistencia activa la cultura de nuestra ciudad. Pero todo esto cae en saco roto cuando suceden situaciones tan "peculiares" como la que me ocurrió este pasado miércoles.

¡Ay Sevilla, qué trabajito cuestas! Sigo, a pesar de todo, amando y ponderando las excelencias de mi ciudad.

Disculpa por todo este infumable texto, pero, quizás, tú mejor que nadie, puede valorar estas situaciones, compartir mi disgusto y, en lo posible, hacer que esto cambie.

Muchísimas gracias por tu atención y una vez más, enhorabuena por tu trabajo.

Sergio Harillo dijo...

Sevilla Hiscul, te agradezco enormemente que te hayas tomado la molestia de dejar reflejada la situación que viviste en el Museo Arqueológico. Entiendo que desde el Museo se haga una previsión de grupos para garantizar que no haya masificaciones, pero me cuesta entender que se llegue a vivir una situación como la que has expresado. Personalmente pienso que hiciste bien poniendo la reclamación para que quede constancia de lo ocurrido.

Hay determinadas cosas que, como ciudadano, nunca entenderé. De la misma forma que no entiendo que parte del Museo se cierre en función del número de vigilantes (¿te imaginas llegar al Prado y que te digan que han cerrado las salas de Velázquez por falta de personal?) tampoco entiendo ese celo con los grupos, me cuesta aceptar que hasta enero no hubiese ningún hueco.

Desde mi posición poco puedo hacer salvo agradecerte que hayas dejado por escrito tu queja. Como recomendación, te diría que mandes un email al Museo explicando la situación para que la queja llegue a donde tenga que llegar. También te digo otra cosa, mientras el Museo Arqueológico sea un equipamiento residual con pocas visitas, no se pondrán soluciones a determinadas situaciones. Si lo que te ha ocurrido a ti pasara día sí día también, estoy convencido de que se solucionaría el problema.

Un saludo y gracias por las palabras hacia el Blog. Ojalá sirva este pequeño rincón para cambiar las cosas, aunque sea un poco.