Páginas

martes, 21 de julio de 2015

La fachada del Convento de San Leandro se salva de la ruina


Un año después de que el Ayuntamiento anunciara obras de urgencia en la fachada principal del convento de San Leandro, la imagen que muestra el cenobio ha cambiado radicalmente. Los 105.000 euros invertidos por la Gerencia de Urbanismo han permitido recuperar el muro de la iglesia que da hacia la plaza, acabando con la eterna estampa de sus cubiertas protegidas con mallas para evitar desprendimientos.



El convento de San Leandro se remonta, en esta ubicación, a 1369 cuando el rey Pedro I le concede a las monjas agustinas una serie de casas para que tuvieran una sede intramuros. La actual iglesia, de gran altura, está atribuida a Juan de Oviedo que la construiría a finales del siglo XVI. En su interior conserva un valiosísimo patrimonio donde destacan relieves y retablos de Jerónimo Hernández, retablos de Duque Cornejo y esculturas de Martínez Montañés. Tras la intervención se ha logrado detener el deterioro que sufría esta zona del convento, pero las necesidades del edificio son tantas que es cuestión de tiempo que volvamos a leer en los periódicos noticias sobre su estado ruinoso. 


Tras la intervención, que ha incluido un tramo de la calle Imperial y la larga fachada que da a la plaza de San Leandro, el convento muestra una curiosa gama de colores en cornisas y buhardillas, ya que unas zonas se han pintado de rojo y otras tienen un color terroso. Tampoco se ha intervenido, de momento, en el acceso al compás, en la plaza de San Ildefonso, donde son evidentes las manchas de humedad ni en la propia portada de acceso a la iglesia, con numerosos repintes. Con esta actuación se da un paso más en la recuperación de nuestro patrimonio, pero se sigue echando en falta un plan general que priorice las necesidades del patrimonio de la ciudad.



4 comentarios:

Isaac Chalmain dijo...

¿Alguna explicación razonable para la bicromía cromática en las cornisas? Gracias.

Sergio Harillo dijo...

Es todo un misterio. Una vez desmontados los andamios cuesta creer que vayan a darle la mano de pintura que falta. Quién sabe, lo mismo nos sorprenden un día con una grúa para pintar lo que queda....

Alberto Rodriguez dijo...

Sergio ya lo han pintado. Conozco a la abadesa y comento que fue un problema del estado de la pintura. Un saludo

Sergio Harillo dijo...

Gracias Alberto por la aclaración, el otro día pasé y lo estaban pintando con una grúa :)

Un saludo!