Páginas

lunes, 1 de junio de 2015

La Glorieta de Covadonga se blinda contra el vandalismo

Cierre de la Glorieta de Covadonga hacia la Borbolla

Hace apenas un año el Ayuntamiento daba por finalizadas las obras de restauración y reconstrucción de los conjuntos escultóricos de la Glorieta de Covadonga, un bello espacio que pese a formar parte del Parque de María Luisa siempre ha estado al margen de éste. En este año, los ataques a las esculturas realizadas por Delgado Brackembury y Coullaut Valera han sido constantes por lo que el Ayuntamiento ha decidido tomar cartas en el asunto y cerrar la Glorieta con rejas para protegerla.


La Glorieta de Covadonga, un mar de asfalto

Con esta actuación se integra, en parte, la Glorieta en el Parque, aunque sigue contando con rejas hacia el interior. Las nuevas vallas se han instalado en la Avenida de la Borbolla y junto al Pabellón de Telefónica de 1929, creándose una isla de asfalto que pide a gritos una reurbanización.

Pintadas en las esculturas recién restauradas

Es una lástima que para salvar nuestro patrimonio tengamos que recurrir a estas medidas, y más cuando no son del todo eficaces como se ha demostrado en otras ocasiones. El que quiere hacer daño, lo hace con valla o sin ella. Sin embargo, esta ampliación del perímetro del Parque podría servir para eliminar las vallas intermedias, ampliando la zona verde y ajardinando la Glorieta de Covadonga de forma que se ponga en valor y se realcen los cuatro grupos escultóricos que la decoran.

Cierre de la Glorieta hacia Plaza de España


1 comentario:

Giraldillo dijo...

No me gusta el exceso de vallas, pero en este caso supone la integración dentro del parque, lógica por cierto, como ya pasó con la plaza de España. Esto mismo podrían hacerlo con la parte de la avenida de Isabel La Católica no peatonalizada, donde están los restaurantes. Esa parte es una auténtica porquería que da una malísima imagen.