Páginas

viernes, 27 de marzo de 2015

Escasa difusión, exposiciones vacías

Guillermo Pérez Villalta, 'El Juicio de Paris' (2012)

En los últimos tres días he ido a ver tres exposiciones, más o menos a la misma hora y con un resultado en cuanto a público de lo más dispar. El martes visitaba la magnífica exposición que el cuarto alto del apeadero del Real Alcázar acoge hasta el próximo 26 de abril sobre el pintor Eulogio Varela, una ocasión única para conocer un período de la pintura española pocas veces difundido. La obra de Varela abraza el simbolismo, el modernismo e incluso tiene ciertos toques de los prerafaelitas ingleses. El resultado es una selección de dibujos y pinturas de extrema delicadeza y belleza. En la exposición apenas estábamos tres personas.


José María Sicilia, 'Place La Bastille' (1984)

El martes acudí de nuevo a la exposición 'De Zurbarán a Picasso. Artistas andaluces en la Colección Abelló' del Espacio Santa Clara y la comparación en cuanto a público no tuvo nada que ver ya que ambas salas estaban relativamente llenas de público e incluso había grupos haciendo visitas guiadas. Por último, ayer jueves acudía a la misma hora al Casino de la Exposición para ver la exposición inaugurada el día anterior sobre la Colección Los Bragales, que abarca cuarenta años de creación pictórica en España centrándose en los años 80 como punto de inflexión en la renovación de la estética en nuestro país. De nuevo, el espacio vacío salvo por cuatro turistas franceses que recorrieron la exposición en apenas 5 minutos mientras hablaban a voces (se ve que lo del tono de voz alto no es cosa únicamente del sur). 

Menchu Lamas, 'Serea Flautista' (1984)

Tres interesantes y buenas exposiciones, en lugares céntricos y monumentales y dos respuestas de público completamente diferentes. Mientras que al calor de Zurbarán y Picasso la gente acude como las abejas a la miel, las otras dos exposiciones se paladean en absoluta soledad. Cierto es que puede ser una casualidad y que es una impresión absolutamente subjetiva, pero llama la atención esta diferencia de público. Es evidente que la difusión y la creación de públicos hace mucho y que en Sevilla es un tema que tenemos ampliamente descuidado, pero ¿hasta qué punto conviene montar una exposición a la que no va nadie? ¿Merece la pena pagar seguros, traslados, vigilancia, montajes... para unos centenares de personas? La labor que ha desempeñado el Ayuntamiento durante los últimos cuatro años en materia expositiva ha sido muy interesante, incluso superior a la de gobiernos anteriores, pero se sigue fallando en lo mismo, la difusión. De nuevo miramos hacia Barcelona para buscar un ejemplo de cómo se podrían empezar a hacer las cosas en nuestra delegación municipal de Cultura. El ICAS cuenta con una web, sí, pero caótica y donde se mezclan los temas destacando aquellos que más interesan al Ayuntamiento. Ni tan siquiera se puede realizar una selección de contenidos para buscar aquello que nos interesa (exposiciones, teatro, música) y debemos saber de antemano qué queremos encontrar para ir directamente al lugar donde podría estar. Nada que ver con la web del Ayuntamiento de Barcelona, 'barcelonacultura', simple y práctica. En una ciudad donde no hay tradición de consumo cultural no podemos esperar a que sea el ciudadano el que vaya en busca de la oferta, hay que ponérselo fácil para que acceda a ella, de lo contrario, seguiremos teniendo exposiciones vacías y eventos culturales a medio llenar.

> Imágenes de la exposición 'Pintura de los 80 en España. Colección Los Bragales. Hasta el 24 de mayo en el Casino de la Exposición

No hay comentarios: