Páginas

lunes, 16 de febrero de 2015

La iglesia de Santa Catalina dice adiós al amarillo en sus fachadas


Las obras en las fachadas de la iglesia de Santa Catalina avanzan a muy buen ritmo mientras se siguen llevando a cabo labores arqueológicas en el interior. En Cultura de Sevilla hemos querido dar un rodeo al edificio para mostraros cómo está quedando.


Empezamos por la fachada principal donde ya se puede ver el color que tendrá gran parte del edificio: blanco. La parte superior del rosetón se ha enfoscado con mortero blanco mientras que en la antigua portada de la iglesia de Santa Lucía se está llevando a cabo la limpieza de la piedra, ennegrecida tras tantos años soportando el tráfico de esta zona de la ciudad (un problema que seguirá afectando al edificio lamentablemente).


Empezamos el recorrido por la zona izquierda, donde se ha retirado la cruz de forja ubicada en una hornacina a los pies de la nave del Evangelio, para poder enfoscar esta zona de la fachada, que tendrá una tonalidad blanca.


A continuación nos encontramos una serie de arcos ciegos polilobulados de ladrillo que han sido limpiados para que el material quede a la vista. Resta por ver si el fondo de estas arquerías se quedará también en ladrillo o si se enfoscará de modo que resalten los arcos. A tenor de lo realizado en la arquería contigua, se rellenarán las llagas entre los ladrillos y se quedará tal cual, sin enfoscar.


En la fachada que da hacia la embocadura de la calle Gerona se ha enfoscado el muro pero aún falta por aplicar el color, seguramente, blanco, como en la fachada de la nave de la Epístola (derecha).


Llegamos a la cabecera, donde se ha eliminado el color amarillento para ser sustituido por una decoración avitolada, roja en una zona y blanca y ocre en la más cercana a la torre. 





La torre ha sido totalmente limpiada y sus merlones reconstruidos para permitir una mejor circulación del agua de lluvia. El aspecto final será en ladrillo y se añadirán motivos decorativos de paños de sebka que se han podido rescatar gracias a fotografías antiguas.



Los exteriores del lado de la Epístola alternarán el ladrillo de la capilla anexa a la torre y el mortero de cal de la pared de la nave, donde se sigue trabajando a día de hoy.


La opción de empezar la obra de Santa Catalina por las fachadas permitirá evitar nuevos problemas en el interior del templo y disfrutar antes de la imagen del edificio. Sin embargo, puede llegar a ser paradójico que mientras las obras en el interior se alarguen en el tiempo, el exterior se vaya deteriorando debido a la exposición a la contaminación de la zona, frecuentada continuamente por autobuses y vehículos particulares.


2 comentarios:

nini desempleado dijo...

¡Qué interesante!
¿Y se sabe por qué lateral de la torre están las sebkas que se quieren recuperar?
Y el cupulín de cerámica azul y blanca sobre la pequeña capilla que está junto al pie de la torre, ¿no parece que está demasiado feo y estropeado para dejarlo así?

Sergio Harillo dijo...

Creo que los sebkas que se van a reconstruir están en el lateral que da justo a la calle. Si te fijas en fotos sin andamios, en este lateral hay dos rectángulos vacíos y me imagino que será ahí donde se van a recuperar ya que en el lateral que da a Ponce de León ya existe un sebka bajo los vanos ciegos.

Sobre la cúpula, también me he fijado que ha quedado regular. No sé si se ha limpiado y se ha optado por no reconstruir los azulejos perdidos o si todavía no se ha actuado en esa cúpula.

¡Saludos!