Páginas

miércoles, 18 de febrero de 2015

Ayuntamiento y Universidad firman un convenio en materia de sostenibilidad

El alcalde Juan Ignacio Zoido firmaba ayer con el rector de la Universidad de Sevilla, Antonio Ramírez de Arellano, un convenio de colaboración en materia de ecología, medio ambiente y sostenibilidad por el que se pretende crear sinergias entre ambas instituciones para aprovechar la vertiente investigadora de la Universidad. Durante su intervención, el alcalde se mostraba satisfecho de su labor en materia verde durante los últimos cuatro años y volvía a poner como ejemplo el macro contrato de 48 millones de euros que ha servido para privatizar la gestión de las zonas verdes de la ciudad.

Uno de los objetivos de este convenio es tener en cuenta la opinión de los expertos de la Universidad, como Enrique Figueroa, para hacer de Sevilla una ciudad más sostenible, una utopía de la que estamos muy alejados como tuvimos ocasión de analizar en el Blog hace unas semanas. Es cierto que Sevilla tiene un porcentaje de zona verde por habitante de los más altos de España, pero no lo es menos que el cuidado de estos espacios dista mucho de lo que debería ser deseable. A veces cantidad no es igual a calidad y el hecho de contar con tantas hectáreas de zonas verdes se puede volver un gran problema cuando no tienes recursos suficientes para mantenerlas. O directamente no tienes interés ninguno en hacerlo, que es lo que ocurre en Sevilla, y como muestra sólo hay que darse un paseo por el Jardín Americano. En Cultura de Sevilla llevamos años denunciando talas, podas, abandonos y malas prácticas en nuestro patrimonio verde, por eso sorprende que el alcalde ahora no haga ni un poco de autocrítica. El mismo alcalde que quiere construir un aparcamiento para coches en la Alameda de Hércules, que está en contra del sentido único en determinadas vías de alta capacidad, que eliminó el Plan Centro, que quiere construir puentes para llevar más tráfico a un centro histórico ya saturado y que ha relegado a la bicicleta a mero objeto de paseo, aboga ahora por "escuchar a los técnicos" para hacer de Sevilla una ciudad más sostenible. No hace falta firmar convenios, tan sólo hay que estar atentos a lo que hacen otras ciudades (y no hay que irse muy lejos, Madrid lleva años tomando medidas para reducir su huella ecológica aunque los resultados no sean los deseados) y utilizar el sentido común. De nada sirve firmar convenios y pedir opinión a los técnicos cuando si no te gusta lo que éstos dicen (caso del Carambolo) los acusas de estar politizados.

Bienvenido sea este convenio, pero lo más seguro es que estemos ante otro espejismo pre electoral que acabará en el armario de los proyectos que jamás verán la luz porque supondrían un cambio radical en la forma de entender la ciudad.

2 comentarios:

nini desempleado dijo...

!Cuánta razón tienes! El cuidado de las zonas verdes y el arbolado en esta ciudad es desastroso, y tampoco es mejor el de los acerados calzadas, adoquinados solerías...

Sergio Harillo dijo...

La llamada 'micropolítica' es la gran asignatura pendiente de nuestros gobernantes. Todos dicen que van a trabajar en ella, pero al final sólo se resuelven temas puntuales que no dejan de ser meramente circunstanciales, como las farolas de la Alfalfa.

En el fondo lo único que demuestra es que nuestros gobernantes viven en un mundo paralelo donde determinadas cosas no las ven porque se salen de su día a día. Ellos van en coche oficial, por lo tanto no conocen el funcionamiento del transporte público, no utilizan los parques... sólo así se entiende que no vean lo que los demás ciudadanos sí.

¡Saludos!