Páginas

miércoles, 28 de enero de 2015

Sevilla se estanca en materia cultural a nivel nacional



Desde el año 2009 la Fundación Contemporánea, con sede en Madrid, toma el pulso a la realidad cultural española a través del Observatorio de la Cultura. Por medio de una serie de cuestiones planteadas a profesionales del sector, se realizan una serie de tablas donde se reflejan cuáles son las comunidades autónomas y ciudades con mayor calidad e innovación en su programación cultural además de puntuar la importancia de diferentes proyectos culturales de todo el territorio nacional.

Por motivos evidentes, Madrid y Cataluña copan los primeros puestos en todas las cuestiones. Andalucía ocupa el cuarto lugar por detrás del País Vasco, con una puntuación bastante alejada de las otras tres comunidades autónomas pero que ha crecido con respecto al año pasado. Mientras que un 86% de los profesionales encuestados se decantan por Madrid en el ranking de calidad, un 80% escoge Cataluña y un 65% el País Vasco. Andalucía es un referente para el 35% de los participantes en la encuesta, un porcentaje bastante alejado de las otras tres comunidades, pero que marca distancia con Valencia, que está en el quinto lugar con un 16%. Si atendemos a la comparativa con el año 2013, Andalucía pasa de un 25 a un 35% siendo la comunidad que más crece.


La encuesta también pregunta por ciudades concretas y es en este punto en el que Sevilla sale bastante mal parada. La capital de Andalucía ocupa el quinto lugar en calidad con un 27%, justo detrás de Málaga, que con un 29% se coloca en cuarta plaza. Los primeros puestos los ocupan Madrid (86%), Barcelona (79%) y Bilbao (53%). Atendiendo de nuevo a la comparación con años anteriores, Sevilla es una de las ciudades que más crece al pasar del 15% al 27% en apenas un año, pero también es cierto que estamos por debajo de años anteriores como 2010 o 2012 cuando Sevilla era un ejemplo de calidad cultural para el 33% de los profesionales participantes en el Observatorio. El ascenso de Málaga es espectacular e imparable, habiendo pasado del 3% en 2009 al 29% de 2014 convirtiéndose en la verdadera capital cultural de Andalucía. En el ranking de innovación, Sevilla sale un poco mejor parada, colocándose en cuarto lugar por encima de Málaga con un 21% frente al 18% de la capital de la Costa del Sol. El ascenso respecto al año 2013 es significativo ya que hemos pasado de un 9 a un 21% pero nos quedamos con la misma puntuación de hace dos años, por lo que la ciudad apenas varía con respecto a años anteriores. La distancia con Madrid, Barcelona o Bilbao vuelve a ser abismal.

Para entender estos números es interesante consultar el último apartado de la encuesta, el que hace referencia a proyectos culturales concretos. Los 148 participantes han tenido libertad absoluta para elegir el proyecto cultural que estimasen sin un listado previo, pudiendo citar museos, espacios culturales o festivales. De las 51 instituciones y acontecimientos culturales más importantes de todo el territorio nacional durante el año 2014 sólo dos son sevillanos: el Teatro Central que aparece en el puesto 39 con un 4% de los votos y la Bienal de Flamenco, que ocupa el 49 lugar con un 3%. Ambos proyectos se cuelan por primera vez en la lista y hay que felicitarlos por su esfuerzo y trabajo pero si bien aparecer en esta lista es importante, el hecho de que lo hagamos en puestos tan bajos y con un porcentaje tan poco llamativo debería hacer reflexionar a más de uno.

De los datos recogidos en el décimo Observatorio de la Cultura de la Fundación Contemporánea de Madrid podemos sacar algunas conclusiones. La primera es evidente, Málaga es ya la capital cultural de Andalucía y lo es por mérito propio. En un año como 2015 en el que está previsto que se inauguren la sede del Centro Pompidou y la del Museo Estatal de Arte Ruso (si no se suma también el nuevo Museo de Bellas Artes), es de suponer que la capital de la Costa del Sol seguirá avanzando puestos en todas las listas. Hace escasos días nuestro alcalde se felicitaba por su labor en defensa de la Cultura y por haber convertido Sevilla en una gran capital cultural. Los datos dicen todo lo contrario, hemos mejorado respecto al año pasado, sí, pero todavía estamos por debajo de años anteriores, por lo que la ciudad, en materia cultural se podría decir que está estancada. Bilbao supo reinventarse con su Guggenheim, Málaga ha sabido hacer de la cultura la bandera de la ciudad, ¿por qué en Sevilla no despegamos? Este tema preocupa, y mucho, a los agentes culturales de la ciudad. En las últimas semanas ha surgido esta misma conversación en varios foros y en todos se llega a la misma conclusión: tenemos todos los ingredientes para ser una capital cultural potente, pero nadie sabe por qué las cosas no terminan de arrancar.

Consulta el Observatorio de la Cultura completo aquí
En julio de 2014 ya analizábamos esta cuestión (enlace)

No hay comentarios: