Páginas

jueves, 23 de octubre de 2014

Pedro de Campaña como antecedente del Barroco sevillano en el Centro Velázquez

Imagen del IAPH

No hay palabras para describir la sensación al entrar en la sala de exposiciones del Centro Velázquez y encontrarte, en lugar de la Santa Rufina, a este portentoso Cristo atado a la columna con San Pedro pintado por Pedro de Campaña a mediados del siglo XVI. La tabla, que fue restaurada por el IAPH hace unos años, forma parte de uno de los altares de la iglesia de Santa Catalina y durante los próximos meses se podrá contemplar en el Centro Velázquez junto con una Inmaculada de Francisco Pacheco en sustitución de la Santa Rufina y la Inmaculada de Velázquez que han viajado a París y Viena para formar parte de una gran exposición dedicada al pintor sevillano.


Ambas piezas se encuentran actualmente en zonas de difícil acceso para el público (el Cristo en la cerrada iglesia de Santa Catalina y la Inmaculada de Pacheco en las dependencias privadas del Palacio Arzobispal) por lo que se trata de una oportunidad única para poder disfrutar de ambas piezas. La ocasión es doble en el caso de Pedro de Campaña, un artista poco conocido por las escasas obras que se conservan de su autoría, pero todas ellas de una extraordinaria calidad. Campaña contribuyó a cambiar de manera radical la pintura sevillana tras su llegada a la capital andaluza en el siglo XVI extendiéndose su influencia hasta el siglo XVII cuando el propio Murillo confesaba su admiración por sus pinturas. Obras como el Descendimiento y el retablo de la Purificación de la Virgen de la capilla del Mariscal, ambos en la Catedral, o el retablo mayor de la iglesia de Santa Ana son muestra del mejor Renacimiento europeo.


Como ejercicio comparativo, en el Museo de Bellas Artes se expone temporalmente este Ecce Homo del Museo de Arte Antiga de Lisboa, obra de Luis de Morales. Se trata también de una tabla, coetánea de la de Pedro de Campaña, por lo que nos puede servir para comparar ambas maneras de pintar en una temática similar.

No hay comentarios: