Páginas

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Un nuevo lienzo de la muralla almohade ve la luz en Puerta Osario

Vista de la casa derribada en la calle Puñonrostro 

De las tres murallas históricas que ha tenido la ciudad de Sevilla (las de época republicana e imperial en tiempos de Roma y la almohade) la más conocida es sin duda la que se construyó durante el período islámico gracias a los restos que se han conservado hasta nuestros días. No obstante, la aparición de nuevos tramos siempre es una buena noticia por cuanto sirven para confirmar su hipotético trazado así como para estudiar la evolución de Sevilla durante los últimos siglos.


Lienzo de muralla visto desde el interior del solar 

El derribo de una casa en la confluencia de las calles Puñonrostro y Valle ha dejado al aire libre un lienzo de muralla que en realidad siempre estuvo ahí, salvo que enfoscado y pintado, por lo que pasaba completamente desapercibido. Con este "descubrimiento" se recupera un pedazo de nuestra historia y patrimonio ya que este tramo habría formado parte del sistema defensivo de la Puerta Osario, derribada en septiembre de 1868. Con el paso de los siglos el muro quedó embutido en los diferentes edificios que se fueron construyendo en la zona hasta erigirse en testigo silencioso del pasado amurallado de la ciudad. La superposición de capas en la ciudad histórica es un tema de lo más interesante que permite rastrear en un mismo edificio la evolución del urbanismo y la reutilización de edificios y estructuras por parte de sus habitantes.

Muralla almohade en la calle Valle

Tras su aparición, ahora es momento de su estudio y conservación. Esperemos que no ocurra como con el tramo de la calle Menéndez y Pelayo, destruido en el verano de 2011 y enterrado bajo un nuevo edificio que ni siquiera se ha terminado de construir y podamos disfrutar en el futuro de este elemento patrimonial puesto en valor.

Más información sobre la muralla almohade de Isbiliya en nuestro reportaje

2 comentarios:

Dani dijo...

Un descubrimiento magnífico, creo que ahora servirá para ubicar con más exactitud donde se encontraba la Puerta del Osario.

Sergio Harillo dijo...

De hecho, muy cerca tuvo que estar la puerta, si no estaba prácticamente pegada a este tramo aparecido.

¡Saludos!