Páginas

lunes, 1 de septiembre de 2014

Hacienda Miraflores: historia viva de Sevilla


Cuando empiezas a leer sobre la Hacienda de Miraflores te das cuenta de la importancia de este enclave monumental a pesar del trágico estado que presenta. Su historia más reciente (porque han aparecido restos prehistóricos) se remonta a época romana cuando se construye un primer edificio de uso agrícola en el siglo I de nuestra Era. Diferentes elementos constructivos y decorativos hacen sospechar que también estuvo en uso en época almohade pero no será hasta finales del siglo XV cuando estos terrenos empiecen a aparecer en la documentación.


Torre principal del caserío

Gracias a la documentación estudiada se sabe que la Hacienda perteneció a Inés de Ribera, hija de Perafán de Ribera; que a mediados del XVI fue comprada por el I duque de Olivares, Pedro de Guzmán o que en 1573 fue vendida al tesorero de la reina, Juan Fernández Espinosa. Durante este período el edificio iría sufriendo diferentes reformas que le darían su aspecto actual, con una torre como elemento principal y un patio en torno al cual se distribuyen las principales estancias de la hacienda: casa, molino de aceite, cuadras... El edificio era el epicentro de un extenso y fértil terreno en el que predominó el cultivo de la vid para luego, ya en el siglo XVIII especializarse en la aceituna, de ahí la construcción de un molino.

Bella ventana medieval con arco conopial

La cercanía del Tagarete contribuyó al desarrollo de estos terrenos de cultivo que alcanzaron su máximo esplendor en los siglos XVII y XVIII cuando fueron administrados por la Orden de los Jesuitas. Durante la etapa en la que Felipe V reside en Sevilla (1729-1733), hay constancia de que la familia real utilizó la Hacienda como finca de recreo, alejándose de la residencia oficial en los períodos estivales.


En 1767 se ordena la expulsión de los Jesuitas de España siendo confiscados y vendidos todos sus bienes. La Hacienda de Miraflores pasará a manos de la Casa de Alba que la seguirá explotando como zona de cultivo. La llegada del siglo XX trajo nuevos cultivos, construyéndose un secadero de tabaco que reutilizaba estructuras anteriores. Tras años de abandono, parte de la Hacienda se recuperó con el uso que siempre había tenido, huertas, pero en esta ocasión al servicio de los vecinos como huertos urbanos dentro del Parque de Miraflores. Este parque, uno de los más grandes de Sevilla, nace gracias al Plan General de 1987 que protegió este enclave histórico y delimitó lo que sería el futuro parque. La última gran intervención realizada en esta zona verde fue su ampliación, llevada a cabo hace unos años y que supuso la creación de una gran pasarela sobre la Ronda Urbana Norte para comunicar ambos extremos del Parque.


La importancia de la Hacienda de Miraflores está recogida en los planes de protección de la ciudad, está declarada Bien de Interés Cultural y se define como "un bien patrimonial excepcional (...). Su conservación debe ser un objetivo prioritario, compatibilizado con el uso de sus edificaciones para evitar su ruina y abandono". Hace unos años empezaron las labores de restauración, incluso se llevaron a cabo diferentes campañas arqueológicas para estudiar la villa romana, apareciendo mosaicos y un capitel, pero la realidad a día de hoy es la que muestran las imágenes, de ruina total. Afortunadamente los huertos siguen en activo gracias al empeño de los vecinos, pero el edificio muestra un estado de abandono alarmante e incluso algunos elementos, como la noria de madera de la Huerta de la Albarrana, han desaparecido.

Zona de las huertas donde se encuentra el aljibe que abasteció de agua al Hospital de las Cinco Llagas. La noria de madera desapareció hace unos meses


Un espacio así, a medio restaurar y con tan alto valor patrimonial no debería caer en el olvido y en la ruina. Su recuperación debería ser un objetivo prioritario para el Ayuntamiento, que podría convertir este edificio en el centro desde el que se gestionara todo el Parque, con actividades para los vecinos (como se hace en el Cortijo del Alamillo) e incluso espacios cedidos a asociaciones ciudadanas para que los pusieran en valor. La última noticia que hemos encontrado sobre la Hacienda es del pasado mes de abril, cuando la Gerencia de Urbanismo reconocía el "grave deterioro" del conjunto y prometía la recuperación a lo largo de 2014 del conjunto al contar con un presupuesto asignado. Los meses han pasado y el estado de conservación empeora por lo que habría que preguntarse dónde está el dinero presupuestado y cuándo se pondrá en valor este trocito de la historia de Sevilla.


Más información sobre la Hacienda de Miraflores:
- Base del Patrimonio Inmueble de Andalucía, Consejería de Cultura (enlace)
- Ficha de protección del Ayuntamiento de Sevilla (enlace)

No hay comentarios: