Páginas

domingo, 1 de junio de 2014

Tres años dan para mucho... o no


Con la llegada del mes de junio se cumple el tercer año del mandato de Juan Ignacio Zoido como alcalde de la ciudad. Falta apenas un año para que los ciudadanos decidamos en las urnas quién nos representará durante el cuatrienio 2015-2019. ¿Qué ha pasado en la gestión municipal de la Cultura en Sevilla durante estos tres años? ¿Se han cumplido las promesas electorales? ¿Qué queda por hacer? ¿Es Sevilla una ciudad culturalmente más activa que hace tres años? Hagamos un breve repaso tomando como referencia el post que hicimos en Cultura de Sevilla en enero de 2011 donde se analizaba el programa electoral del Partido Popular en el apartado cultural.



El lema cultural del PP en 2011 fue "Sevilla, excelente cultura', un proyecto con el que se pretendía hacer de este sector un motor económico importante en la ciudad. El objetivo era convertir Sevilla en un referente nacional e internacional apoyando una infraestructura cultural que hiciera de la Cultura un sector estratégico en la ciudad. El epicentro de toda la actividad municipal en materia cultural iba a recaer en los centros cívicos y en las bibliotecas que integran la red de espacios culturales del Ayuntamiento. Los centros cívicos han sido, desde hace años, un importante lugar de reunión de vecinos y ciudadanos, espacios donde poder realizar cursos y talleres, disfrutar de obras de teatro, conciertos y exposiciones, además de contar con bibliotecas de barrio que ofertan un limitado número de libros. Durante estos tres años la programación en los centros cívicos ha sido continua y variada, si bien se echa en falta una mayor difusión de estas actividades así como una mayor apuesta por estos edificios como centro neurálgico de la cultura en los barrios donde se encuentran. Proyectos como los nuevos centros cívicos de San Jerónimo (monasterio) y La Ranilla (antigua cárcel) llevan años de retraso sin que se haya conseguido finalizarlos en estos tres años.


Capítulo aparte merecen las bibliotecas. La orden del Gobierno Central de no convocar nuevas plazas ha hecho que las bibliotecas municipales sigan, tres años después, necesitando personal. Algunas tienen un horario limitado debido a bajas o falta de personal, otras directamente ni se han abierto, como es el caso de la Biblioteca de Torneo, que sigue siendo una sala de estudios sin posibilidad de acceder a los libros que atesora. Sevilla cuenta con una gran biblioteca pública (la Infanta Elena) que si bien tiene un horario bastante amplio, cuando llega el verano queda reducido drásticamente. Las bibliotecas de barrio podrían y deberían cumplir una función de avanzadilla cultural mucho más importante de la que tienen a día de hoy. La idea de una gran biblioteca central municipal cayó en el olvido y parece que no hay intención de retomarla.

El tema de los Festivales daría para un post monográfico. En campaña se prometió muchísimo, pero la triste realidad es que en estos tres años han desaparecido varios festivales y el sector privado está muy descontento con el papel que ha jugado el Ayuntamiento. En estos tres años el Festival de Cine se ha consolidado y gracias a su nuevo director, goza de un gran prestigio tanto dentro como fuera de nuestra ciudad. Lo mismo ocurre con el Femás. Pero los festivales de gestión privada han visto recortadas las ayudas hasta el extremo de tener serios problemas para salir adelante. Hace unos años Sevilla tenía una oferta de Festivales increíble, hoy en día muchos de ellos parecen estar siempre al filo de celebrar su última edición. Ideas como convertirlos en bienales no sólo no gustaron sino que han demostrado ser del todo ineficaces.


La gestión interna del Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla fue otro caballo de batalla durante la campaña. De su correcto funcionamiento dependía que la ciudad pudiera afrontar nuevos retos y proyectos. En estos tres años se ha liquidado la gran deuda que pesaba como una losa sobre su débil economía, pero tampoco se ha hecho un esfuerzo para dotarlo de mayores medios. Su presupuesto es ridículo en comparación con otras delegaciones culturales de ciudades como Barcelona o Málaga. Después de tres años, sigue mostrando una imagen demasiado opaca, la relación con el público deja bastante que desear y a pesar de los esfuerzos (nueva página web), se echa en falta una mayor complicidad con los ciudadanos para que se sepa en todo momento qué ofrece el ICAS.


El epígrafe 'Patrimonio' quizás sea el que más campanadas ha dado en estos tres años gracias, especialmente, a la figura de Benito Navarrete, asesor del Ayuntamiento en estos temas. Se ha puesto en marcha el Centro del Mudéjar, se ha dotado de contenido al Antiquarium, se ha abierto con un horario continuado la sede principal del Ayuntamiento en Plaza Nueva y se ha puesto en marcha el proyecto 'Patrimonium Hispalense' que además de restaurar y poner en valor determinados bienes municipales ha conseguido que la Junta de Andalucía declare Colección Museográfica el conjunto de bienes muebles que atesora el Ayuntamiento. Este reconocimiento abre las puertas a multitud de proyectos e iniciativas como la creación de una red de espacios culturales municipales que generen un Museo de Historia de la ciudad. Otros proyectos como la exposición de Zurbarán en Santa Clara también contribuyeron a afianzar el nombre de Sevilla como lugar de creación cultural, si bien las fechas elegidas para su celebración y la posterior gestión de la misma (no ha recalado en ningún otro museo, los trajes siguen sin tener un destino definitivo) restaron algo de luz a este interesante proyecto. En este mismo apartado podríamos incluir temas delicados como el estado de la Sala San Hermenegildo, el Casino de la Exposición o la Fábrica de Artillería, edificios que necesitan una intervención urgente para evitar su ruina y deterioro sin que el Ayuntamiento haya hecho los deberes en estos años.


Si hay un capítulo en el que el Gobierno de Zoido ha fracasado estrepitosamente es en el que hace tres años titulamos como 'Grandes Proyectos'. El famoso 'pompidou sevillano' que se iba a instalar en el Mercado de la Puerta de la Carne ha acabado convertido en un centro comercial, del Patronato del Bellas Artes nada se sabe (aunque aquí la pelota está en el tejado de la Junta de Andalucía) del mismo modo que ha caído en el olvido la Colección Bellver. El Museo de la Cerámica lleva meses "a punto de inaugurarse" sin que se dé una fecha definitiva. Tampoco se ha avanzado nada en un proyecto ilusionante como el de la Plaza de las Artes que consistía en convertir el Pabellón Real en un centro expositivo y dotar a la Plaza de América de un programa de actividades que pusiera en valor la extraordinaria calidad de los museos que atesora y que se vería complementado con el uso museístico del Pabellón Real (necesitado, por otra parte, de una urgente rehabilitación). 

El análisis de estos tres años arroja luces, pero también muchas sombras. La Cultura en Sevilla ha funcionado por inercia; ya estaban puestas las bases de años anteriores (siempre se recordará la labor de Juan Carlos Marset al frente de la Cultura municipal) y la corriente ha permitido que se siguieran haciendo cosas, pero en absoluto se ha notado el gran cambio que la ciudad necesita. Si de verdad Sevilla aspira a convertirse en un foco cultural de prestigio nacional e internacional, hace falta mucho más. Empezando por escuchar y valorar lo que el sector privado tenga que decir y ofrecer (episodios como el de La Carpa son un ejemplo de lo que hay que evitar) y apostando por la Cultura como un verdadero motor de desarrollo al igual que se hace con el Turismo. Esto no quiere decir que haya que pagar una fortuna para que un gran Museo abra una sede en Sevilla, sino poner en valor lo que tenemos y llevarlo por bandera. Lo hemos apuntado muchas veces, tenemos un gran potencial y es de miopes no aprovecharlo. Queda un año entero por delante y muchas asignaturas pendientes, ¿sabrá el equipo de Zoido echar toda la carne en el asador?

3 comentarios:

srfimia dijo...

Os hago llegar el enlace del Festival Internacional de Música de Cámara Joaquín Turina, se celebra cada dos años desde 2007 y no aparece en vuestro listado de entradas/enlaces. s el único festival de estas características que hay en España y dedicado a la figura y patrimonio del músico sevillano. El compositor español con la mayor producción de música de cámara. Encaja en la descripción que hacéis sobre festivales puestos en marcha a través de la gestión privada y con fondos privados en casi un 100% de su presupuesto

www.festivalturina.com

Al leer la lista, me ha sorprendido descubrir Festivales de los que nunca había oído nada, tal vez eliminados.

Un saludo

Sergio Harillo dijo...

Estimado srfimia, el Festival Turina aparece desde hace años en el listado de enlaces del banner lateral junto con otros festivales que se celebran en Sevilla. Es más, en cada edición ha aparecido en el Blog una reseña sobre el mismo y personalmente soy asiduo a este Festival desde su primera edición.

Saludos,

mari carmen garcia franconetti dijo...

Sí, yo lo veo desde hace mucho en el listado de enlaces, que lo tienes muy bien diseñado y nutrido de eventos culturales y que tan buenos servicios nos aportas a tus habituales seguidores.

Gracias, Sergio...

Un abrazo.

Mari Carmen.