Páginas

sábado, 19 de abril de 2014

La apertura del mirador de la calle Betis se retrasa un año más


Dos años hace que se terminaron las obras del nuevo mirador de la calle Betis. Esta zona verde fue remodelada gracias al Plan 5000 según el proyecto del estudio mrpr Arquitectos y a pesar de estar recepcionado por el Ayuntamiento, el mirador no sólo no se ha abierto al público, sino que parece ser que tendremos que esperar al menos un año más para poder pasear por él.




La razón de este incomprensible retraso es la intención del Ayuntamiento de privatizar este espacio, sacando a licitación la zona verde para que un inversor privado construya un quiosco con veladores. Ante la falta de ofertas, el Ayuntamiento ha decidido ampliar en un año más el plazo para presentar solicitudes añadiendo 500 metros cuadrados más a la concesión. Con esta cesión a terceros, el Ayuntamiento se libraría de tener que mantener el espacio, ya que esta tarea recaería en el concesionario.

Si de algo puede presumir la calle Betis es de bares y zonas terciarias, esta zona verde se construyó con el único objetivo de servir como espacio libre para los ciudadanos que quisieran acercarse a la lámina de agua y contemplar la Sevilla histórica desde Triana. En plena Zona Acústicamente Saturada quizás el Ayuntamiento debería replantearse esta concesión y abrir el espacio tal y como se concibió, libre de obstáculos y de veladores.


2 comentarios:

mari carmen garcia franconetti dijo...

Te apoyo desde la A a la Z de éste objetivo texto, y añado que se sumen muchos más blogs a reclamar lo que de los sevillanos es y que guarden buena memoria de quién son los responsables de estos y otras muchas cosas más y demos oportunidad a otros que nos administren mejor, los que sean, pero basta ya de trolas e incumplimientos.

Amistosamente.

Mari Carmen.

Sergio Harillo dijo...

Gracias por el apoyo, Mari Carmen. Creo que entre todos podríamos hacer de Sevilla una ciudad mejor y en el tema de zonas verdes tenemos mucho que aprender. No considero necesario que para dotar de contenido y público a un espacio sea estrictamente necesario poner un quiosco con veladores. El ejemplo lo tenemos en el Muelle de Nueva York, antes de la apertura de los dos bares, la gente lo utilizaba y paseaba por él. Quizás ahora con los dos bares haya mucha más gente, pero también es cierto que está más sucio, peor cuidado y se hace incómodo pasear por él entre tumbonas, mesas y sillas.

Saludos!