Páginas

lunes, 7 de abril de 2014

Granito de arena para la recuperación del Jardín Americano


Ayer fue un día muy especial para el Jardín Americano. El próximo día 10 se cumplen cuatro años desde que se recuperase esta zona verde tan especial. El Jardín Americano fue creado para la Exposición Universal de 1992 como un auténtico vergel donde poder contemplar más de cuatrocientas especies del continente americano. Desde todos los países de Sudámerica se trajeron ejemplares que, tras un período de aclimatación, fueron plantadas aquí como referente de la flora americana. Pero el sueño duró poco y tras la Expo el Jardín fue cerrado y abandonado hasta 2010 cuando se restauró y recuperó. De las 450 especies, sólo se conservaban unas 150, pero el esfuerzo y tesón de la Fundación Naturalia XXI lograron no sólo dotar de vida y actividades este pulmón verde, sino alcanzar de nuevo más de 300 especies americanas gracias a las campañas de repoblación llevadas a cabo por sus miembros así como de entidades sociales y ciudadanas.




Todo acabó cuando el Ayuntamiento decidió eliminar la Fundación Naturalia XXI e integrar este recinto en el sistema general de Parques y Jardines de la ciudad. Un paseo por el Jardín Americano demuestra el fracaso de esta decisión que ha relegado al jardín a un lugar de celebración de botellonas y poco más. Para evitar su desaparición y reclamar su puesta en valor nació hace unas semanas la Plataforma SOS Jardín Americano formada por entidades ciudadanas que piden una gestión diferente y especial para esta zona verde. Ayer se convocó a la ciudadanía para recorrer el Jardín y recolocar muchos de los carteles identificativos de las especies presentes que con el paso del tiempo han ido desapareciendo.



El Jardín Americano es especial. Por su morfología, por las especies que alberga, por su propia idiosincrasia, no puede ser un parque más, sino que debe ser un Jardín Botánico, como lo es el del Arboreto del Carambolo. De hecho, ayer eran muchas las personas que proponían que Emasesa se hiciese cargo de esta zona verde, quizás sea la mejor opción para evitar su desaparición, habida cuenta de la nula gestión de Parques y Jardines.




Los espacios públicos y los parques son el verdadero termómetro con el que medir la calidad de vida y el civismo de una ciudad. Sevilla, lamentablemente, sale muy mal parada en comparación con otras ciudades españolas y europeas. No hay una cultura de cuidar lo público por parte de la ciudadanía que considera que es responsabilidad de las administraciones, y éstas se escudan en la falta de presupuesto o en sus anquilosadas estructuras administrativas para no hacer bien su trabajo. No basta con podar (mal) los árboles de las calles, hay que tener una auténtica conciencia verde y contar con profesionales a la hora de mantener los espacios verdes, de lo contrario, se tira el dinero a la basura.



A pesar de todo, la Naturaleza prosigue su camino. El Jardín Americano sigue mostrando ejemplares de gran belleza y estampas de postal, especies que se han aclimatado a las temperaturas sevillanas y que han desarrollado características propias precisamente por la climatología local.


Como última imagen, destacar esta salvia que tiene nada más y nada menos que veintidós años. Fue plantada durante la Exposición Universal y ahí sigue, contra viento y marea. Un ejemplo de perseverancia y superación que podría servir como modelo para el género humano.


Sigue la actualidad de la Plataforma SOS Jardín Americano en Facebook y Twitter

No hay comentarios: