Páginas

domingo, 5 de enero de 2014

La Fábrica de Vidrio sigue a la espera de un futuro mejor


Que quinientas personas entraran en la antigua Fábrica de Vidrio 'La Trinidad' para organizar una macrofiesta el pasado 31 de diciembre es un claro ejemplo de lo desatendido que está este edificio de la Avenida de Miraflores catalogado como Bien de Interés Etnológico desde 2001.

La Plataforma que lleva años luchando para recuperar este edificio como equipamiento para el barrio ha denunciado, una vez más, la falta de tacto de las administraciones a la hora de mantener y conservar un edificio protegido y de gran valor. Los ataques vandálicos, robos y ocupaciones son frecuentes y lo seguirán siendo mientras no se dé una solución al inmueble, que a día de hoy por no tener, no tiene ni unos dueños concretos.

A raíz de la ocupación ilegal de la fábrica el pasado día 31, el alcalde de la ciudad ha salido al paso aludiendo a que se trata de un problema "heredado de la Corporación anterior" y que ante la delicada situación económica que estamos padeciendo, la puesta en valor del edificio pasaría por "la iniciativa privada". ¿Estará pensando nuestro alcalde en un nuevo mercado gourmet? ¿O quizás en un Primark? Si bien es cierto que la anterior corporación poco hizo para salvar este edificio, tampoco la actual se está tomando muy en serio la cuestión, un problema en el que la Junta de Andalucía también se ha lavado las manos al postergar sine die las cuestiones burocráticas que permitan ampliar la protección a todo el conjunto fabril y no sólo a determinados espacios como ocurre hoy en día.

Empezamos nuevo año y lo hacemos con los mismos problemas y las mismas actitudes por parte de nuestros representantes políticos. La puesta en valor de la Fábrica de Vidrio es una tarea que ya lleva demasiado tiempo en la lista de 'cosas pendientes'. Haría bien el Ayuntamiento en contar con la sociedad civil que, seguramente, podría aportar mucho en la recuperación de este histórico edificio.

2 comentarios:

Álvaro dijo...

Soy onubense pero vivo en el barrio desde hace un año y medio. Es una pena que se dé la espalda de este modo al patrimonio tan interesante que hay en el barrio. Si lo pusieran en valor sería un activo turístico más para la ciudad, otra época sobre la que añadir atractivo, ya que sobre esta parte de la historia de Sevilla se habla bien poco.
Hay que darle vida de algún modo, las industrias también son cultura y atraen visitantes.

mari carmen garcia franconetti dijo...

Es muy lamentable y penoso lo que permiten, los que deberían proteger y defender el Patrimonio sevillano.
De chica, mi "cole", nos llevaron a conocer esa industria, orgullo de Sevilla, emblemática y curiosa, estuvimos recorriendo las dependencias y nos explicaron cómo se hacían los vidrios, sobre todo, lo vimos.
Jamás lo olvidaré.

Apoyo tu valiente denuncia y espero que los ciudadanos tomemos conciencia activa en estas barbaridades, es lo único que creo que lo podría evitar, francamente.

Un abrazo.

Mari Carmen.