Páginas

miércoles, 28 de agosto de 2013

Bloque de viviendas en Juan de Mata Carriazo


La construcción de viviendas protegidas experimentó un gran cambio antes de la crisis económica. Hasta hace unos años, predominaba lo económico por encima de lo estético, dando como resultado bloques anodinos, sin embargo en los últimos años de la burbuja inmobiliaria hubo una tendencia a unir diseño con viviendas asequibles. Gracias a esta concienciación (un bloque, por el hecho de ser VPO no tiene porque ser feo) en Sevilla se han levantado varios conjuntos de viviendas muy interesantes arquitectónicamente y que aportan un plus de modernidad al patrimonio residencial de la ciudad.




Un ejemplo de vivienda protegida donde se ha buscado un toque distinto es el edificio que en estos momentos se está terminando en la avenida Juan de Mata Carriazo y que ha sido impulsado por la Junta de Andalucía y el Gobierno Central. El edificio, diseñado por Caffarena, Cobos y Nicolau Arquitectos se define así en la guía 'Sevilla Contemporánea. Arquitectura 2000 - 2010': "El objetivo del proyecto es: resolver la convivencia entre usos muy dispares y crear una vivienda atractiva para los jóvenes. El edificio se quiebra dentro del solar completando la volumetría de la manzana y generando una serie de espacios libres; unos íntimos y ajardinados hacia el que abren las viviendas para mayores, y otros que tienen la actividad de los servicios públicos, atravesados por una pieza auxiliar que los estructura y ordena. Un frente de galerías abiertas contrastan con una fachada pesada de huecos profundos y desordenados que buscan vistas y sol. Las viviendas para jóvenes contienen un mueble desplegable capaz de configurar y reconfigurar su interior, lo que, junto con el juego de huecos hace que cada vivienda sea única y personalizable".


En las diferentes fachadas que tienen el edificio se juega con los materiales para que otorguen una personalidad distinta hacia cada una de las calles a las que se abre. En Juan de Mata Carriazo predomina el blanco y el naranja, mientras que en otros muros encontramos paramentos metálicos, acristalados o de madera. En los patios interiores del edificio están las galerías de acceso a los pisos y apartamentos.



Un aspecto urbanístico de lo más destacable ha sido el respeto a los árboles que existían en los acerados que circundan el bloque. En su momento fueron podados para poder construir las fachadas pero una vez han crecido, siguen otorgando sombra a la calle. Si bien es cierto que se han respetado algunos árboles, también lo es que donde faltaba alguno, se ha repuesto el acerado sin dejar un espacio para replantarlo, una tónica que se repite a lo largo y ancho de la ciudad.



Con la construcción de este edificio de viviendas se configura una zona de lo más interesante en cuanto a arquitectura actual se refiere. A este edificio hay que sumar el que está proyectado justo enfrente o los que se han levantado en la Enramadilla, en la Buhaira o en Pirotecnia. Los solares en esta zona de la ciudad aún abundan, por lo que en un futuro es de suponer que el catálogo de arquitectura contemporánea aumentará siempre y cuando no se opte por edificios como los que se han construido frente al Parque de Bomberos o surjan problemas legales como en el caso de la Biblioteca de Zaha Hadid en el Prado.


2 comentarios:

el pasado de sevilla dijo...

Poligono el Portal, jerez de la frontera,

Allí pueden ver los mismos pisos de vpo, eh ahí la exclusividad de lo moerno.
Esto es como las farolas fernandinas, hechos en serie, ¿verdad?....

un saludo

Sergio dijo...

He estado buscando esos supuestos edificios idénticos a los de Sevilla y no he dado con ellos. ¿Podría aportar alguna imagen o enlace que demuestre lo que dice?

Me extraña muchísimo que haya dos edificios iguales, sinceramente.