Páginas

domingo, 7 de julio de 2013

Un arboricidio que podemos evitar


Esta foto realizada ayer demuestra, gráficamente, que los árboles de la calle Almirante Lobo no estorban en absoluto para contemplar la Torre del Oro desde Puerta de Jerez. A lo sumo, una única rama del último de los árboles, impide esa visión. ¿Es necesario eliminar los 27 ejemplares que hay en la calle tal y como pretende el Ayuntamiento? La respuesta es simple: no.

Hace unas semanas se presentó la remodelación de esta céntrica vía que incluye su semipeatonalización y la eliminación de todos y cada uno de los plátanos que existen en la calle desde hace décadas. La justificación es que, según el Ayuntamiento, impiden la visión de la Torre del Oro. Tras la remodelación de la calle se sustituirán por ejemplares de sophora japonica, un árbol de menor porte. 

En esta misma imagen podemos ver cómo, en la zona donde no existen árboles, se han instalado sombrillas para proteger del sol los veladores. ¿Acaso esas sombrillas no impiden la visión de la Torre del Oro? ¿Por qué nos empeñamos en eliminar la protección natural y vegetal optando por sombrillas? ¿Cuándo asumiremos en esta ciudad que no podemos vivir sin árboles y que es necesario la plantación de más ejemplares para combatir los rigores del verano y mejorar las condiciones climáticas de la ciudad?

Sólo espero y deseo que en este caso surjan protestas y denuncias de asociaciones para salvar estos árboles del mismo modo que se ha eliminado la biblioteca del Prado de San Sebastián para recuperar los jardines, con la diferencia de que en aquél caso los árboles fueron transplantados y en Almirante Lobo directamente serán talados.

3 comentarios:

Zapateiro dijo...

Será porque Sevilla tiene excedente de árboles, no te jode....

Desde luego que me pongo negra con estas cosas. ¿No podemos hacer nada para impedir semejante despropósito?

Sergio dijo...

Sí, protestar!!

Fernando dijo...

Por cierto, las sombrillas tienen publicidad, algo que está prohibido según la ordenanza de veladores (la nueva y la anterior).