Páginas

lunes, 6 de mayo de 2013

Un cambio de ciclo

Sevilla está viviendo en los últimos meses un cambio de ciclo en cuanto a cultura se refiere. La crisis agudiza la imaginación y el ingenio y trastoca todo cuanto conocemos. Estamos pasando de un modelo excesivamente dependiente de lo público a "otra cosa" que todavía no se puede definir muy bien pero que está arraigando con fuerza en la ciudad.

El sector privado ha plantado cara a las adversas circunstancias y ha tomado el camino de no rendirse, de ofrecer algo distinto y tirar hacia adelante. Son a menudo pequeñas iniciativas pero que han encontrado a un público fiel que se encontraba huérfano de este tipo de espacios. Sólo hay que echarle un vistazo al plantel de espacios creativos que han aparecido recientemente en la ciudad para ver que algo se está moviendo, que algo empieza a cambiar. Hace unos años era impensable montar un espacio cultural en Sevilla si no contabas con el apoyo del sector público, ahora se busca un nuevo modelo, independiente del sector público, al que no le debe prácticamente nada, es más libre y, quizás por ello, conecta más con el ciudadano

Ejemplos tenemos variados, desde librerías como La Extravagante o Un Gato en Bicicleta a espacios multidisciplinares como Wabi Sabi, No Lugar, Lugadero, La Importadora o Delimbo. Son sólo algunos nombres a los que se podrían sumar una larga lista de jóvenes emprendedores que han decidido apostar por una ciudad diferente, por un producto que no existía en Sevilla y que, a la vista de los resultados, la ciudadanía demandaba. Por supuesto, el cambio no está siendo nada fácil, la economía está como está y salir adelante por uno mismo cuesta mucho esfuerzo, tiempo y sacrificio. Pero se está haciendo.

Por otro lado, el sector público parece dar tímidas muestras de un cambio de ciclo también. Ahora mismo tenemos en Sevilla dos grandes exposiciones impensables hace cuatro o cinco años: WeiWei en el CAAC y las santas de Zurbarán en Santa Clara. Dos propuestas que han encontrado un fuerte rechazo por considerarse un despilfarro en los tiempos que corren, pero ¿no merece Sevilla apostar por la Cultura al margen de lo que venga de Madrid? Hasta ahora hemos estado acostumbrados a recibir lo que venía de fuera, exposiciones que han pasado por numerosas ciudades antes de llegar a Sevilla (la del Titanic o la del Paisaje Nórdico en el Prado, sin ir más lejos) pero ahora, por primera vez en mucho tiempo, nos convertimos en productores culturales, no sólo receptores. Creo que el resultado es bastante positivo para la ciudad y es una pena que no sepamos verlo.

Queda mucho camino por recorrer, evidentemente, y como en todo cambio de ciclo, hay muchas cosas que pulir y mejorar. El sector público y el privado no pueden ir cada uno por su lado, sin apenas comunicación (algo que está ocurriendo en estos momentos). Es fundamental el diálogo y la colaboración, quizás no económica, pero a todos nos interesa que se venda la marca Sevilla como una capital cultural, y ahí todos tenemos mucho que decir, tanto los poderes públicos como el sector privado. No tiene sentido, por ejemplo, que haya opciones culturales en la ciudad que no tengan apenas promoción por parte de los poderes públicos bien por desconocimiento, bien por desinterés. Sevilla debe aprender a venderse como capital cultural y para ello quizás habría que dedicar menos esfuerzo (e inversión) a promocionar lo que ya se ha vendido durante décadas y apostar por otra oferta que necesita ese altavoz para llegar a más público.

La ciudadanía también debe acostumbrarse a ese cambio de ciclo y puede que este cambio sea incluso más dramático y difícil. Los sevillanos siguen asociando ocio con bares y esa mentalidad, profundamente arraigada, hace más daño a la cultura que la falta de promoción o publicidad. Para el ciudadano, la cultura se sigue viendo como un gasto y no como una inversión o una oportunidad para crecer como persona. Todavía es pronto para saber cómo se adaptará la ciudad a este nuevo ciclo, sólo espero, por el bien de todos, que los ciudadanos sean capaces de valorar el tremendo esfuerzo que se está llevando a cabo.

4 comentarios:

wabisabigallery.com dijo...

Buen artículo y acertado título.
Enhorabuena.

Sergio dijo...

Muchas gracias :)

Saludos!!

Manuman dijo...

Muy buen artículo. Enhorabuena.

Sergio dijo...

Muchas gracias, Manuman :)

Un saludo!