Páginas

miércoles, 15 de mayo de 2013

El oasis urbano de José Laguillo


En Sevilla tenemos varios ejemplos de cómo un aparcamiento subterráneo ha desertizado una calle o avenida. Tenemos ejemplos para aburrir: Plaza de Armas, Virgen de Luján, José Laguillo, la calle Rafael Salgado en Bami.... En la mayoría de ellos, incluso, lo que se vendió como la solución a todos los males ha acabado arruinando las citadas calles. Los que tengan memoria podrán recordar cómo era la avenida Virgen de Luján antes del aparcamiento y cómo ha quedado ahora, lo que era una vía repleta de comercios, con árboles y llena de vida, se convirtió en un erial donde cerraron gran parte de los comercios y que aún no ha levantado cabeza. En ocasiones nos han vendido las "maldades" de las peatonalizaciones pero sin duda, las actuaciones llevadas a cabo en favor del tráfico sí que han dañado profundamente calles y barrios.


Por eso me agrada especialmente el oasis urbano que se instaló en la avenida José Laguillo, justo encima de uno de los accesos al aparcamiento. El resto de la avenida es un desierto por el que no se puede pasar desde junio hasta octubre, pero esta zona, con su particular jardín, se ha convertido en el único reducto con vida verde de toda la calle. La solución es sencilla, unos grandes parterres metálicos, árboles de pequeño porte y arbustos con flor. El resultado, muy satisfactorio. ¿No se podría tomar esta actuación como ejemplo para otras calles? ¿No se podría hacer lo mismo en Virgen de Luján o Plaza de Armas? Sin duda mejorarían sustancialmente la calidad de vida de los ciudadanos que transiten por estas zonas y, quién sabe, quizás hasta se revitalizarían comercialmente.


Os dejamos el enlace a una noticia publicada el verano pasado en la que se habla sobre la necesidad de sombra en nuestra ciudad (aquí)

2 comentarios:

Carlos dijo...

Pues yo cada vez que paso por ese "oasis" pienso que eso tan metálico y de apariencia oxidada es de todo menos bonito, aparte de que no veo la hora a la que pueda apetecer sentarse allí al solito. Si muchas veces no es cómodo estar ni a la sombra, cómo vamos a estar al sol!

Sergio dijo...

Al margen del tipo de parterre, lo destacable es que se hayan puesto árboles y plantas encima de un aparcamiento. En otros sitios directamente nos encontramos una plaza dura.

Saludos!