Páginas

martes, 19 de marzo de 2013

Desestimadas las alegaciones para salvar los teatros históricos


Hace varios meses saltó la alarma cuando el Ayuntamiento decidió modificar el PGOU para acatar una sentencia judicial que consideraba injustas para los propietarios de los cines Cervantes, Alameda y Avenida las medidas protectoras recogidas en el Plan. El Consistorio pretende modificar (los pasos ya han comenzado con la aprobación en el Pleno de Urbanismo) la protección no sólo de estos tres edificios, sino de todos los teatros y cines históricos de la ciudad para que puedan ser explotados comercialmente por sus dueños. Este cambio podría suponer la desaparición o radical transformación de muchos de ellos, perdiéndose parte de su identidad cuando lo que pretendía el PGOU era precisamente eso, conservar su uso cultural.

El arquitecto Juan Ruesga promovió una serie de alegaciones (que finalmente firmaron más de cuarenta personas) para garantizar la conservación de estos edificios, unas alegaciones que finalmente el Ayuntamiento ha desestimado sin más contemplaciones. Con esta medida, los edificios que ocupan el Cervantes, el Pathé o la Sala Joaquín Turina de Cajasol podrían desaparecer como tales para acabar convertidos en oficinas o viviendas ya que las fichas de catalogación apenas les dan valor alguno a pesar de su importancia e historia.

Sin lugar a dudas, una gran pérdida para el patrimonio sevillano y un gran fracaso de las administraciones que no sólo no han sabido proteger estos edificios sino que han ignorado la preocupación y respuesta ciudadana.

1 comentario:

Manuman dijo...

¿Edificios para oficinas? Como si hicieran falta más:
http://www.diariodesevilla.es/article/sevilla/1484578/ayuntamiento/blindara/con/una/verja/entorno/lope/vega.html

Qué pena de noticia.