Páginas

miércoles, 27 de febrero de 2013

La nueva fachada de la Catedral hacia Alemanes


Las obras de limpieza exterior de la Catedral van avanzando. Tras la espectacular intervención en la fachada de la avenida de la Constitución, desde hace unos meses se está trabajando en la de la calle Alemanes. El proyecto se ha dividido en tres fases que abarcan cada uno de los tramos del muro: zona aledaña a la Parroquia del Sagrario, Puerta del Perdón y fachada de la Institución Colombina.


Mientras se sigue trabajando en la segunda fase, la Puerta del Perdón, ya se han retirado algunos andamios del primer tramo, dejando a la vista el resultado final de la intervención. De un blanco impoluto han quedado los ladrillos que forman esta fachada.


Hasta ahora, y como aún se puede comprobar en la zona de la Colombina (frente al Hotel EME) la fachada estaba enlucida y pintada. Tras las catas realizadas para comprobar el estado del muro, el Cabildo Catedral ha optado finalmente por retirar el mortero que cubría los muros dejando al aire libre ladrillos, piedras y tapial que forman esta parte de la fachada. La intervención me produce cierta controversia ya que el ladrillo nunca fue un material pensado para ser visto, siempre estaba tapado y enlucido por considerarse un material de mala calidad. Ignoro cómo sería esta fachada en época almohade cuando se construyó la mezquita, pero en fotos antiguas la pared estaba enlucida e incluso tenía un despiece imitando bloques de piedra. ¿Por qué no es muy prudente dejar al aire libre el ladrillo? Porque la lluvia y la contaminación actúan en este material deteriorándolo y agrietando sus uniones por lo que, a la larga, puede conllevar problemas estructurales para el edificio. Es de suponer que todo esto se habrá tenido en cuenta y el arquitecto mayor del Templo habrá tomado la mejor solución por lo que habrá que esperar a que se presenten los resultados de los estudios realizados.



Actualmente se están rematando algunos aspectos de la fachada recién restaurada (como la eliminación de las gradas que tenía) y ya se está trabajando en la Puerta del Perdón. A pesar de que es del todo imposible, sería tremendamente atractivo recuperar el colorido original que tuvo esta portada durante el Renacimiento y que aún se puede observar en pinturas y grabados.


En el tramo de la Bibilioteca Colombina podemos ver la solución que se tomó para esta fachada hace unos años y que pronto pasará a la historia.


2 comentarios:

La Gallina Pintadita Carmen dijo...

muchas veces es difícil seguir un criterio u otro pero como dices la pared no fué construida para verse así.

el pasado de sevilla dijo...

Llevamos todo el día debatiendo el tema de las gradas en la oficina y no entendemos hasta que punto es legal, indicado, adecuado y correcto el volver a tapar las gradas. Se va a perder de vista una parte de las historia de la catedral y ciudad de Sevilla.

Un saludo