Páginas

domingo, 19 de agosto de 2012

El peligro de las obras


Uno de mis rincones favoritos de la ciudad es la esquina que conforman la avenida de la Palmera y la calle Marqués Luca de Tena, con sus cuatros grandes mansiones de diferentes estilos. Una de ellas alberga el Colegio Mayor Alborán y en estos momentos están realizando obras en su interior. A estas alturas de la película, es prácticamente imposible controlar este tipo de obras y saber qué se conserva original de estos magníficos edificios, pero a tenor del poco cuidado que están teniendo con la valla que rodea la finca, nos podemos temer lo peor.


Ignoro si el cercado de la casa es moderno u original, pero los camiones de la obra no han tenido ningún cuidado a la hora de entrar al recinto y se han llevado por delante parte de los remates de ladrillo.



Es de suponer que una vez acabada la obra se reconstruirá el desperfecto pero, así, poco a poco, vamos perdiendo lo que se conserva original en nuestra ciudad y lo vamos sustituyendo por reconstrucciones y reinterpretaciones.


3 comentarios:

Andrés Trevilla dijo...

Qué aberración. Los pilares de fábrica se los han cargado al arrancar de cuajo los herrajes.

Toi dijo...

No es el colegio Mayor Guadaíra, que es de hombres, es el colegio mayor Alborán, de mujeres. La obra está a cargo del estudio de Ramón Monserrat. Por si quiere usted dirigirse a ellos para recabar información.
Un saludo.

Culturadesevilla dijo...

Gracias por la aclaración, Toi, aunque en el cartel de la obra me pareció leer Colegio Mayor Guadaíra. Lo miraré de nuevo para cambiarlo :)

Saludos!