Páginas

lunes, 18 de junio de 2012

Los cambios del PGOU


La imagen que ilustra el post no es de Sevilla, sino de Colonia, la ciudad en la que parece querer inspirarse nuestro alcalde para evitar que seamos ninguneados por la Unesco en su futuro Comité anual. Cuando hace unos días Zoido prometió que iba a defender la Torre Pelli ante la Unesco "porque no afecta a los tres bienes declarados" creí que la defensa se iba a basar en la racionalidad y la lógica, es decir, demostrar, una vez más, que la Torre no afecta en absoluto a los tres bienes, que no se ve desde el área protegida, que está fuera de la zona buffer y que el empeño de Icomos en castigar a Sevilla es ridículo si vemos otros ejemplos como Barcelona, Londres o Viena. Pero no, estaba equivocado, Zoido ha demostrado, una vez más, que su palabra no hay que tomársela en serio porque es tan creíble como los beneficios que Bankia presentó hace unos meses.

La estrategia del alcalde pasaría, según publica hoy el diario El Mundo, por prometer a la Unesco que en Sevilla no se construirán más rascacielos. ¿Y cómo se consigue eso? Pues modificando el Plan General de Ordenación Urbana, ese documento que para el actual Ayuntamiento no es más que un papelucho inútil que hay que modificar al antojo de nuestro máximo dirigente local. ¿Que hay que cambiarlo para permitir que IKEA construya un macro centro comercial junto al Aeropuerto? Pues se hace. ¿Que hay que modificarlo para construir un aparcamiento en plena Alameda de Hércules que haga saltar por los aires las políticas medioambientales y de sostenibilidad que se siguen en toda Europa? Pues se cambia. A nuestro alcalde no le tiembla el pulso a la hora de hipotecar el futuro de la ciudad para que Sevilla progrese lo menos posible y así él pueda seguir gobernando una ciudad decimonónica. El futuro, por mucho que se empeñen algunos en lo contrario, está en la construcción en altura; cambiar el PGOU para que Sevilla no supere las cuatro plantas no sólo es medioambientalmente insostenible, sino que impedirá el desarrollo normal de la ciudad.

De confirmarse la noticia y ser ésta la propuesta ante la Unesco, Sevilla demostrará lo que muchos ya sabemos, que no tiene ningún modelo urbano y que está abocada al más absoluto caos urbanístico por culpa de políticos incapaces de adaptarse a la realidad actual. Qué pena que copiemos de Colonia su oferta ante la Unesco ante un problema similar y no el dinamismo económico de la locomotora de Europa. 

No hay comentarios: