Páginas

viernes, 1 de junio de 2012

La Bética de Cámara renace en el Alcázar


Anoche se vivió una velada mágica en el Patio de la Montería del Alcázar gracias al concierto que interpretó la renacida Orquesta Bética de Cámara, una formación creada por Manuel de Falla en 1924 y que durante décadas fue el escaparate musical de la ciudad. Durante algo más de una hora, los presentes pudimos disfrutar de los compases de Ravel (preciosa la pieza 'Pavane pour une infante defuncte'), Debussy y Falla, todo ello rematado con el bis de Erik Satie. La incorporación de una nueva orquesta al panorama cultural de la ciudad (y ya tenemos unas cuantas, aunque mi debilidad sea la Orquesta Barroca por la que siento auténtica devoción) es una magnífica noticia y a tenor del lleno absoluto que hubo ayer en el Alcázar todo apunta a que el renacimiento de esta formación ha sido pausado pero con paso firme.

La belleza de la música y la espectacularidad del decorado fueron la nota dulce de la noche, pero también hubo lugar para lo negativo, empezando por la pésima gestión del concierto. Que el aforo era limitado lo sabíamos todos los que estábamos en la cola del Alcázar esperando para entrar, lo que no tiene sentido es que se dejara entrar a más gente de la que podía sentarse (y eso que había unas seiscientas sillas) y que una vez dentro no tuvieras garantizado el asiento porque el siempre amable público sevillano, reservaba hasta cuatro y cinco sillas con bolsos y chaquetas para amigos que aún estaban fuera. Que a las 21'30 (hora a la que empezaba el espectáculo) hubiera sillas vacías sin que te permitieran sentarte es una completa falta de respeto y de educación. Una vez más, el público sevillano demostró que la cultura no tiene por qué venir acompañada de la educación y que mucha de la gente que acude a disfrutar de la primera carece de la segunda.

Por fortuna, el enfado inicial duró apenas unos minutos, ya que si no hay mal que cien años dure, no hay molestia que no caiga rendida ante la belleza de la música bien interpretada.

No hay comentarios: