Páginas

miércoles, 9 de mayo de 2012

Sevilla, sin rumbo en Movilidad


Desde que llegó al Ayuntamiento, el alcalde de la ciudad ha ido dinamitando el concepto de movilidad que en los últimos años se había implantado en Sevilla, un modelo en consonancia con lo que se está haciendo en el resto de ciudades patrimoniales de Europa pero que aquí ha encontrado en los comerciantes un terrible contrincante. Zoido, que tanto criticó al anterior alcalde por su falta de diálogo y su imposición de medidas sin consultar con la ciudadanía, está haciendo exactamente lo mismo, pero encima yendo en contra de lo que establece el Plan General de la ciudad que su propio partido aprobó hace unos años. 

Primero se eliminó el Plan Centro sin establecer ninguna medida alternativa, luego se anunció el desbloqueo en la construcción de una serie de aparcamientos que no ha terminado de cuajar, por último se ha dado vía libre al desarrollo de aparcamientos subterráneos de carácter rotatorio en el interior del centro histórico, una medida que la Junta de Andalucía jamás permitirá por mucho que se empeñe el alcalde. 

¿A quién beneficia el alcalde con estas medidas? Aunque se intente vender lo contrario, no se ha contado con la participación de los vecinos ni de los ciudadanos, únicamente se ha elevado a ley lo que piden un grupo de comerciantes. ¿Quién gobierna la ciudad, el alcalde o los comerciantes? O mejor dicho, un grupo de comerciantes. Que pregunten a los nuevos emprendedores que se están estableciendo en el centro a ver si están a favor de los coches o de la peatonalización. El alcalde, por su nivel de relaciones, sólo atiende a determinados grupos de ciudadanos que están a su misma altura, obviando a todos los demás, y eso no es gobernar para todos. La época de la Ilustración queda lejos, aunque algunos pretendan seguir viviendo como en el Antiguo Régimen.

La prohibición del paso de bicicletas por la calle Asunción es otra errática medida tomada en contra de la propia ciudad. Asunción es lo suficientemente ancha como para permitir la convivencia de peatones y ciclistas, el problema está en la educación y en el civismo de ambas partes. Ante el aumento de veladores en la calle (¿eso no molesta?) la gente se pone en mitad del carril bici a charlar, impidiendo el paso de las bicicletas. Por contra, determinados ciclistas no se bajan de la bici ni en mitad de una bulla de Semana Santa, creyéndose paladines medievales. Es cuestión de civismo, no de prohibiciones.

Algo similar ocurre con el nuevo aparcamiento planteado en la plaza San Martín de Porres, un proyecto demandado por comerciantes y residentes (habrá que ver luego si se venden las plazas) pero que choca frontalmente con la línea 4 de Metro. ¿No había otro sitio donde hacer el aparcamiento? Esperemos que al menos se coordinen las obras para evitar gastar un dinero que no tenemos en desmontar lo hecho dentro de unos años.

De seguir así, Sevilla podría convertirse en pocos años en una ciudad hostil y con una pésima calidad de vida. No se está trabajando para conseguir una ciudad mejor y más sostenible, sino más cómoda para un pequeño grupo de personas que vive por y para el coche. Gobernar no es rendirse a pequeños grupos de presión, sino mirar por el bien común, algo que el alcalde aún no quiere entender.

8 comentarios:

Giraldillo dijo...

No es política, es sentido común. ¿Necesita el Centro otro aparcamiento subterráneo cuando los que ya existen NO SE LLENAN? En la Alameda hay dos aparcamientos (Mendigorria y calle Crédito) que no se llenan, ¿otro más para qué? En caso de que fuera necesario, ¿por qué no en Torneo, Resolana o Barqueta, en zonas periféricas como siempre defendió Zoido en la oposición? ¿Por qué se cierra el carril bici de Asunción? ¿No se puede concienciar al ciclista y al peatón a que se respeten? ¿hay que prohibir porque lo digan los comerciantes? ¿por qué tienen tanto peso los comercciantes?

Peatones de Sevilla dijo...

1. ¿Por qué tenemos que compartir obligatoriamente el espacio los peatones y los ciclistas en todas las aceras y zonas peatonales de Sevilla?

2. ¿En qué debate ciudadano se decidió que los ciclistas son peatones con ruedas en vez de vehículos?

3. ¿Por qué Sevilla no cuenta con ninguna zona con velocidad reducida para que las bicis circulen por la calzada?

4. ¿Por qué mezclamos el aparcamiento de la Alameda con limitar las bicis en Asunción en determinados horarios?

5. ¿Tenemos derecho a quejarnos los peatones si estamos en contra de meter las bicicletas en las aceras o de eliminar acerados para hacer carriles bici o debemos callarnos?

Culturadesevilla dijo...

@Peatones, no he entendido muy bien tu planteamiento ya que tan sólo lanzas preguntas, pero te contestaré a la que creo me afecta a mí, la número 4. He mezclado el tema de los aparcamientos en el centro con la limitación del uso de bicis en Asunción porque creo que ambos temas son movilidad, y precisamente el título del post hace referencia a la movilidad en la ciudad de Sevilla.

En cuanto al resto de preguntas, no sé si son retóricas, si pretendes que alguien te conteste... me gustaría que explicaras tu postura para poder entenderte mejor.

Un saludo!

Giraldillo dijo...

En respuesta a las preguntas 1, 2 y 3 de Peatones planteo yo otra pregunta: ¿qué problema hay en que los peatones vayan por la acera y los ciclistas por el carril bici, como ya pasa en Asunción? Es que son preguntas sin sentido las que lanza Peatones.

Peatones de Sevilla dijo...

@Culturadesevilla @Giraldillo

Las preguntas que os he planteado si tienen sentido... al menos desde mi punto de vista. Os enlazo dos entradas para reflexionar sobre todas estas cuestiones. En la primera entrada se reflexiona sobre los problemas de movilidad y accesibilidad universal que viven los peatones en nuestra ciudad y que hoy en día parecen completamente olvidados:

http://www.peatonesdesevillablog.blogspot.com.es/2012/05/queja-al-defensor-del-pueblo-por.html

En la segunda entrada Eneko Astigarraga reflexiona sobre las bicicletas y las zonas peatonales:

http://bicicletasciudadesviajes.blogspot.com.es/2012/05/peatonalizaciones-condicionadas-por-las.html

Hoy me han dicho en una conversación centrada en la limitación de las bicicletas en la calle Asunción que el verdadero problema se encontraba en que demasiadas mujeres usaban la calle como si fuera un parque para que jugasen libremente sus hijos pequeños; desde mi punto de vista ese no es el problema sino el verdadero éxito de la peatonalización, la tranquilidad para el disfrute ciudadano.

Giraldillo dijo...

Pues ahí está la cosa. La calle Asunción tiene parte para utilizar por los peatones, otra parte para veladores y otra con un carril para bicis. El problema no está en las bicis, el problema está en que las madres tienen que irse a jugar con sus hijos al parque o a una plaza o, en todo caso, evitar que sus hijos jueguen en el carril bici, igual que deben evitar que jueguen a la pelota junto a veladores donde hay gente sentada, es de sentido común.

Peatones de Sevilla dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Peatones de Sevilla dijo...

Es curioso, desde Peatones de Sevilla siempre hemos defendido las peatonalizaciones como una manera de fomentar la convivencia social, por lo tanto valoramos el numero de niños que aparecen un una calle peatonalizada como uno de los principales indicadores que expresan el éxito de haber cortado el tráfico en esa vía. Nuestro punto de vista se acerca a los conceptos defendidos por Francesco Tonucci en la "La ciudad de los niños" http://www.revistaeducacion.mec.es/re2009/re2009_07.pdf Por cierto, en el resto de las calles de Sevilla tampoco pueden jugar nuestros hijos, ellos quieren pero no se lo permitimos, son lugares destinados al tránsito de vehículos. Nos iremos a jugar a las plazas y los parques... es de sentido común.