Páginas

jueves, 8 de marzo de 2012

El Arteria Al-Andalus acogerá cualquier uso

Ya está decidido, el auditorio que la SGAE levantó en la Isla de la Cartuja (y al que le faltan otros once millones de euros para darlo por terminado) se pondrá a la venta. Tras los escándalos surgidos el año pasado en la SGAE, no quieren ni oír hablar de la red Arteria, por lo que el teatro se venderá por debajo de su coste (estimado en 71 millones de euros) para amortizar en lo posible el gasto realizado.

Ante la práctica imposibilidad de que en estos momentos nadie se gaste ese dineral en un teatro, la opción planteada por la SGAE es que el edificio se utilice como oficinas, un sector que sí que tendría salida en la Isla de la Cartuja. 

Con la venta llegan las reflexiones. La propia SGAE admite que fue una locura levantar un teatro de dos mil localidades en una ciudad como Sevilla, donde ya existen otros espacios escénicos infrautilizados. Con la construcción del nuevo FIBES los grandes espectáculos tendrán un lugar idóneo (aunque muy alejado) para recalar en Sevilla, por lo que el teatro de la Cartuja supondría un exceso de oferta en una ciudad con una demanda limitada.

Un capítulo más en esta espiral de gastos descontrolados que han llevado al país a una situación delicada. Estas parcelas (el teatro ocupa dos) se podrían haber destinado desde un principio a oficinas y centros tecnológicos, que es lo que realmente necesita la Cartuja. Se dio vía libre a un proyecto faraónico que al final se ha estrellado sin tan siquiera inaugurarse.


No hay comentarios: