Páginas

lunes, 30 de enero de 2012

Cultura de Sevilla en... Córdoba (I)


Visitar Córdoba es siempre un placer, una ciudad monumental en permanente cambio que nos ofrece paronámicas de gran belleza.


Sin duda una de las zonas más bellas es la del entorno del puente romano, un conjunto de zonas verdes y monumentos que están siendo restaurados en los últimos años y que han recuperado todo su esplendor. Al otro lado del puente nos encontramos la Torre de la Calahorra, un edificio de origen medieval que ha sido reconvertido en un museo dedicado a Al Andalus.


Junto a la torre nos encontramos el antiguo molino hidráulico de San Antonio, completamente restaurado y que se utiliza para exposiciones temporales. 


El puente romano, también restaurado, por debajo del cual se ha habilitado un paseo de ribera que comunica la torre de la Calahorra con el futuro Centro de Creación Contemporánea.


Si cruzamos el puente "hacia" Córdoba, vemos a lo lejos la Puerta del Puente, el nuevo centro de recepción de visitantes, que se integra a la perfección en el paisaje (aunque ha tenido muchas críticas por su ubicación y volumetría) y la mole de la catedral.


Absolutamente fantástica la actuación en la Puerta del Puente, construida en época de Felipe II por Hernán Ruíz III y recuperada ya en el siglo XX como elemento decorativo tras la reconstrucción del frente que da hacia la mezquita. Con las obras del entorno, la puerta ha recuperado su nivel original (antes estaba hundida con respecto al nivel de la calle) y gracias a la peatonalización del espacio se puede disfrutar de ella en su integridad.


Por último, el edificio polémico, el nuevo centro de recepción de visitantes, diseñado por el arquitecto Juan Cuenca. De gran sobriedad, se asienta con respeto en el entorno y si bien se nota su presencia, añade un nuevo elemento de calidad al entorno. Cuando se inaugure centrará los servicios del Consorcio de turismo de Córdoba.


Una actuación exquisita en un entorno de gran valor patrimonial. Se nota que cuando hay dinero (la Junta ha desembolsado mucho dinero en esta zona) y predisposición a hacer las cosas bien, el resultado es óptimo. Lástima que en el proyecto se haya quedado fuera el monumento a San Rafael, en un delicado estado de conservación. Córdoba no sólo regenera un potente foco turístico de primer orden sino que mejora su imagen con elegancia y buen gusto.

No hay comentarios: