Páginas

domingo, 11 de diciembre de 2011

Memoria de corto alcance

La denuncia de varios usuarios de Internet sobre el robo y saqueos que se están produciendo en las naves de Renfe de San Jerónimo ha servido a los políticos del Ayuntamiento para competir por ver quién tiene la memoria más corta.

El PSOE no ha tardado en criticar la pasividad del gobierno municipal ante este hecho, tachándolo de incapaz de "rematar los proyectos iniciados por el anterior equipo de gobierno". En concreto se refieren a dotar de equipamientos al parque construido en la ribera del Guadalquivir a su paso por el barrio, a la apertura del centro cívico en el monasterio y de paso, a dotar de contenido a las naves, algo que el alcalde se comprometió a solucionar cuando llegara a la alcaldía.

El Partido Popular, poco acostumbrado también a la autocrítica, ha aprovechado para decir que si las naves están como están es por culpa del PSOE que ha gobernado durante doce años en los que, a su entender, se ha malgastado el dinero, dejando las arcas municipales vacías y sin dinero para invertir en estas naves amén de otra serie de actuaciones municipales que no se pueden llevar a cabo por falta de liquidez.

Hagamos memoria. Resulta cuanto menos paradójico que el PSOE acuse a nadie de no rematar unos proyectos que ellos mismos dejaron sin terminar. El nuevo parque se inauguró hace meses sin farolas, bancos, papeleras... ¿de verdad esperan que nos creamos que es el actual Ayuntamiento el culpable de la situación? ¿Por qué no terminaron el proyecto ellos? Y lo del centro cívico ya es de traca. El monasterio de San Jerónimo lleva años y años cerrado por culpa de la mala gestión de los socialistas, incapaces de concluir el proyecto de centro cívico. Lo mismo podemos decir de las naves, abandonadas durante doce años a su suerte.

Pero ojo, que la memoria alcanza para todos. Antes del PSOE estuvo el Partido Popular en el Ayuntamiento que tampoco hizo nada para darle un uso a las naves. Los políticos suelen tener una memoria muy selectiva a la hora de echarse las culpas unos a otros. Es cierto que Alfredo Sánchez Monteseirín no hizo nada por las naves de Renfe, pero Soledad Becerril, tampoco.

En cuanto al proyecto de Zoido para las naves, cuando lo presentó, dijo que sería algo inmediato ya que consistiría en entregar las naves a sus futuros moradores (empresarios) para que se hicieran cargo de su arreglo. Por lo tanto, tendría un coste cero para el Ayuntamiento y de nada sirve que ahora nos digan que "la caja está vacía". Una frase que, por cierto, sólo sirve para determinados proyectos ya que para otros parece no estar tan vacía, ¿o acaso la Copa Davis y los adornos de Navidad han salido gratis? Pues evidentemente no. Que hay poco dinero, sí, pero también es cierto que lo que hay se invierte según las prioridades del que gobierna.


No hay comentarios: