Páginas

jueves, 15 de diciembre de 2011

El templete maldito


Tanto fue el cántaro a la fuente que se acabó rompiendo. Tantas veces se ha alertado sobre el mal estado del Humilladero de San Onofre que llegará el día en que se venga abajo. Así, dentro de unos años se podrá incluir este pequeño edificio gótico como un anexo a esos libros de la Sevilla perdida que tanto gustan y con los que tanto sufrimos viendo lo que estuvo y lo que ya no queda.

El Humilladero de San Onofre se cae. No es una exageración, es la realidad. Lo gracioso es que políticos de uno y otro bando acudan a hacerse la foto de rigor con el santo negro para denunciar el mal estado del edificio cuando en realidad les importa muy poco si sigue en pie o no. Han pasado tantos años desde que se anunció su ruina que si se hubiera destinado una pequeña aportación cada año, ya estaría restaurado. Pero eso da igual, lo que importa es lanzar la pelota al tejado del contrario, acusándole de hacer algo que ellos mismos hicieron antes. Ahora es Espadas quién acude al templete en su particular peregrinación, hace años fue Zoido el que realizó el mismo camino. ¿Se acordará el actual alcalde de dónde está el templete? ¿O sufrirá jet lag tras tanto viaje por la Sevilla profunda y no alcanzará a recordar por donde cae esta joya arquitectónica?

Seamos realistas, el Humilladero de San Onofre no necesita disputas PSOE-PP, ni un estéril debate sobre su posible traslado (es un BIC, no se puede mover), lo que necesita es que se invierta dinero en su restauración. Todo lo demás, es palabrería que nada aporta.


1 comentario:

esasevilla dijo...

Ya se ha propuesto muchas veces su traslado.

El problema es que lo que yo he encontrado es esto al ser declarado BIC:

"Son inseparables de su entorno e inexportables. Ello incluye los bienes muebles (pinturas, joyas), que es ilegal sacarlos del país."

No se yo si se impide realmente el traslado.
Espero que así sea.