Páginas

viernes, 16 de septiembre de 2011

Sevilla oculta: Teatro de la Plaza de España



La Plaza de España oculta un gran tesoro en su interior. Hacía mucho tiempo que quería traeros esta entrada para dar a conocer el fabuloso teatro que diseñó Aníbal González en el que fuera Pabellón español de la Exposición Iberoamericana de 1929.




La oportunidad me la brindó el Festival Turina, cuyo concierto de clausura se celebró en este teatro. Poder disfrutar de una magnífica interpretación de las piezas escogidas en semejante marco es algo que no se puede describir con palabras, pero al menos podréis ver las imágenes.



Capitanía General es una de las sedes que tiene el Ejército en Sevilla y por lo tanto se trata de un espacio normalmente cerrado a la ciudadanía. Sin embargo, al flanquear los pilares que dan acceso al Pabellón principal de la Plaza de España entramos en esa otra Sevilla desconocida, magnífica, eterna, que resiste el paso del tiempo como si los años no pasaran. La escalera imperial, custodiada por los moldes de los leones que podemos ver en la fachada del Congreso de los Diputados de Madrid, precede a un precioso patio donde el ladrillo tallado y la cerámica vidriada nos muestran lo mejor de la artesanía sevillana, un patio que nada tiene que envidiar al del Hotel Alfonso XIII.



Pero miremos hacia arriba para encontrarnos la fabulosa bóveda decorada con pinturas. Uno de esos techos que dan monumentalidad a un edificio.



El concierto va a empezar, pasamos entre columnas y arcos de medio punto hasta el "Salón de actos".



Y voilá. Si Aníbal González nos legó una de las plazas más bonitas del mundo, este teatro no se queda atrás. Pequeño, pero repleto de detalles. Y es aquí donde aparece de nuevo el genio de Aníbal González; el teatro, por su reducido tamaño y la profusión de decoración podría parecer excesivamente recargado, pero al contrario, transmite una armonía arquitectónica y decorativa que sólo un gran arquitecto puede conseguir.





La gran protagonista del espacio es la fabulosa vidriera que cubre todo el patio de butacas. Una delicia, un estallido de color digno del edificio que la acoge.



Tras conocer este espacio y quedar maravillado por su interior, no puedo más que desear con todas mis fuerzas que llegue algún día en que la Plaza de España recupere su sentido primitivo, convirtiéndose en un edificio visitable. Y la idea que me viene a la cabeza es el Museo de Bellas Artes, sólo imaginar que ese vestíbulo fuera el acceso al gran museo de Bellas Artes que Sevilla merece... pero esa es otra historia.

11 comentarios:

Alberto Espinal dijo...

En Roma a los militares se les dejaba fuera de la ciudad, por si las moscas, en la ciudad sólo podía entrar la guardia pretoriana, deberíamos aprender de los romanos y acabar con el carácter bélico de este bello espacio, que para nada lo merece.
Lo que no nos estaremos perdiendo dentro de la plaza. Por cierto, totalmente de acuerdo contigo, Aníbal González era un genio de la armonía arquitectónica, no hay más que ver el exterior de la Plaza de España para darse cuenta de que nada está fuera de lugar, que todo parece cuidado con un mimo sorprendente. Qué gran obra maestra del arte

Maese Maesa dijo...

Lo del Museo de Bellas Artes que comentas es un sueño que comparto contigo. Pero en eso va a quedar.

Sin embargo, no veo del todo descabellada la idea de ir recuperando poco a poco la Plaza de España para la ciudad y la cultura.

Por ejemplo, y para empezar, con el Museo de Anibal González que el Ayuntamiento prometió, luego dándole un uso frecuente a este teatro mediante acuerdos con el Ejército o lo que sea. Y poco a poco, con salas de exposiciones, bibliotecas, incluso tiendas relacionadas con la cultura, como galerías, librerías, etc. ir desalojando los usos administrativos del edificio hasta reducirlos lo máximo posible.

No sé a quién pertenece la Plaza de España, pero imagino que al Estado, y que las oficinas que allí hay pues no pagarán alquiler, así que será una tarea difícil desalojarlas de allí para que se vayan a un edificio que sí deben pagar.

Pero eso no es suficiente para justificar la indigna y absurda situación de uno de los principales monumentos de la ciudad.

Un saludo.

Del sur dijo...

Maravillosa la Plaza de España, por dentro, por fuera, por arriba y por debajo. Por cierto, ¿Podrías decir exactamente que eso de los moldes de los leones que podemos ver en la fachada del Congreso de los Diputados?. Que son, ¿dos réplicas?.

Anónimo dijo...

Los leones de Capitanía corresponden al molde que sirvió para fundir los que actualmente presiden la entrada del Congreso de los Diputados. La fundición se hizo en Sevilla, en la fundición de la Avda. Eduardo Dato, donde estuvieron estos moldes hasta su traslado a Capitanía.

Culturadesevilla dijo...

Del Sur, el Anónimo te lo ha explicado perfectamente. Los leones que hoy lucen en la fachada principal del Congreso de los Diputados en Madrid fueron fundidos en Sevilla, tal y como se puede leer en los propios leones, donde aparece el nombre de la ciudad y la fecha. Los leones que actualmente están en Plaza de España son los moldes (creo que de escayola) que se utilizaron para hacer los de bronce. Estuvieron en la Fábrica de Artillería de la avenida de Eduardo Dato hasta que el edificio se cedió al Ayuntamiento y entonces fueron trasladados a la Plaza de España.

Saludos!

Aparejador dijo...

Completamente de acuerdo con el articulo, lo del museo en el interior seria una gran idea, no obstante lo que esta claro es que disfrutar por dentro de este edificio aprovecharía mucho mas los recursos turísticos de la ciudad.

Anónimo dijo...

Precioso teatro debido al genio de Anibal Gonález, que pena, que no se pueda ver. Cuando hay conciertos, se puede saber las fechas y si son con invitación.
Una pena que este teatro sea uno de los grandes desconocidos de Sevilla. Y el museo de Anibal González??

Culturadesevilla dijo...

Anónimo, el teatro de Capitanía se abre a determinados actos como conciertos o ciclos de conferencias. Ésta ha sido la primera vez que he podido ir, pero me consta que se abre al público varias veces al año, sólo hay que estar atento :)

El Museo de Aníbal González me temo que fue una propuesta surgida en un calentón político durante la inauguración del monumento al arquitecto. Nada más se ha sabido y con el cambio de gobierno municipal...

De todos modos, sería el momento de diseñar un proyecto mucho más ambicioso. ¿Por qué quedarse en la figura de Aníbal González y no hacer un museo que refleje los cambios que vivió Sevilla en esa época? Tendrían cabida aspectos arquitectónicos, sociales y sobre todo, artísticos. Sevilla vivió en esos años una eclosión de todas las disciplinas artísticas y sería una magnífica idea ponerlas en valor.

Saludos!

Cristina Lozano dijo...

Buenos días!!
Como sabes, me ha encantado el artículo no sabía que existiera!
Pero desde que lo leí me he puesto a investigar y saber como podría visitarlo con mis grupos.
Y os comento, si queréis visitarlo solo tenéis que escribir una instancia a capitanía general, ellos abren al público varias estancias, oficinas y este magnífico teatro para aquellas personas que quieran visitarlo.
Eso si, no hay guías, y es totalmente gratuito, el ejército no se lucra con este tipo de visitas.
Así que ya sabéis si estáis interesados podéis llamar por teléfono a capitanía, son muy amables, te lo explican todo.
Un saludo!

Culturadesevilla dijo...

Muchas gracias por la información, Cristina. Espero que disfrutéis del espacio (aunque no me cabe duda de que lo haréis ya que es magnífico).

Un saludo!

Mer dijo...

Gracias por compartirlo. No tenía ni idea de su existencia, a pesar de haber estudiado la obra de Aníbal González. Saludos. Mercedes.