Páginas

viernes, 26 de agosto de 2011

Intercambiador de transportes en Mairena del Aljarafe


Mairena del Aljarafe apostó hace unos años por el urbanismo y la arquitectura para afianzar su condición de capital de la comarca. Uno de los principales proyectos consistía en desplazar el centro urbano hacia la zona de Ciudad Expo donde finaliza la Línea 1 del Metro. En este área se planteó un gran intercambiador de transportes rematado con dos torres de quince plantas de altura, el nuevo Ayuntamiento y un complejo cultural que incluía biblioteca y auditorio. Todo ello junto al centro comercial Metromar y conectado con el centro de Sevilla en apenas 10 minutos gracias al metro.


La crisis ha ralentizado el proyecto del nuevo Ayuntamiento y el complejo cultural, sin embargo ya han sido inauguradas las dos torres destinadas a hotel y oficinas. El intercambiador de transportes está a la espera de los últimos retoques para abrir sus puertas al público.


El estudio de arquitectura Eddea ha sido el encargado de diseñar este nuevo espacio urbano en el que los diferentes elementos que lo componen se ubican alrededor de dos espacios abiertos, una plaza pública que da acceso a las torres y a los locales comerciales; y un jardín en altura que cubre el intercambiador de transportes. Sin lugar a dudas las grandes protagonistas son las dos torres de hormigón blanco que son visibles desde diferentes puntos de la capital y la cornisa del Aljarafe. Su diseño es quizás demasiado contundente, mostrándose como una pantalla blanca algo excesiva según desde donde miremos.


Ante el retraso en la construcción de la nueva biblioteca, el Ayuntamiento ha optado por adecuar los bajos de las torres para albergar la Biblioteca José Saramago que abrió sus puertas poco antes del verano para dar cobertura a la amplia comunidad universitaria que reside en la localidad.



Con este proyecto, Mairena del Aljarafe gana un nuevo atractivo ciudadano. Sin embargo, en la localidad son varias las voces que no están de acuerdo con el traslado del centro urbano hacia Ciudad Expo, una zona que se sitúa en uno de los extremos de la ciudad, con la consecuente incomodidad para los vecinos.


Estéticamente el complejo resulta interesante, sin embargo el hormigón tiene demasiado protagonismo. A determinadas horas del día resulta incómodo caminar por esta zona por la falta de sombra y por el reflejo del color blanco. Además, con la construcción de la estación del metro en superficie se perdió la oportunidad de haber integrado mejor los diferentes transportes que coinciden en este punto. Tal y como está diseñado, el que se baje del autobús en el intercambiador (en subterráneo) tiene que salir a la superficie para coger el metro (en superficie) cuando lo más cómodo y sencillo hubiera sido ponerlo todo al mismo nivel. Habrá que esperar un tiempo para ver cómo se integra el Aljarafe Center en la rutina del Aljarafe.


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Saludos y felicitaciones por este blog que consulto a menudo y que nunca deja de aportar temas y aspectos interesantes. Viví y crecí en Mairena del Aljarafe durante 12 años y, al margen del diseño arquitectónico del nuevo complejo, me gustaría señalar que, en mi opinion, esta ciudad ha ido perdiendo calidad de vida a medida que avanzaba en ella el desarrollo urbanístico. Actualmente es complicado localizar un aparcamiento en buena parte de los barrios, no abundan los jardines si tenemos en cuenta que supera los 40.000 habitantes e incluso sufre algún que otro atasco en horas punta. Mairena del Aljarafe, a mi juicio, ha importado algunas incomodidades de las grandes ciudades y ha perdido la tranquilidad de la que antes gozaba como área residencial.

manolo dijo...

Me maravilla que encuentres tantos detalles y te documentes en tan breve espacio de tiempo.
Te sigo y apoyo cuanto dices. Saludos

Culturadesevilla dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios :)

Un saludo!

Nacho dijo...

Me parece muy buen proyecto y sin duda mairena es uno de los pueblos del aljarafe con más auge. Aunque espeor que pongan más árboles en la zona comprendida entre en centro comercial metromar y las torres porque el reflejo del sol con tanto blanco no se puede aguantar.

Pedro-Abeja dijo...

habrá que visitar el lugar pero visto en las fotos, las dos torres parecen dos moles un poco excesivas. En cuanto al tema de los árboles, creo que es uno de los pecados de la mayoría de los arquitectos contemporáneos, su ego les impide colocar árboles que oculten en parte su obra. No los ven como elementos que puedan hacerlas más interesantes y prefieren las horribles plazas duras. Y eso, en esta tierra nuestra abrasada por el sol, no tiene sentido.
Magnífico trabajo, como siempre. Enhorabuena.