Páginas

jueves, 21 de julio de 2011

Sede de EMASESA


EMASESA inauguró en 2009 la ampliación de su sede en el Polígono Carretera Amarilla. Javier Terrados se encargó de la construcción de un nuevo edificio que vino a suplir la falta de espacio en las antiguas oficinas.


El gran atractivo del edificio reside en su recubrimiento exterior, a base de placas de acero inoxidable que le confieren un aspecto variable a lo largo del día en función de la luz y que recuerda lejanamente al Guggenheim bilbaíno. La nueva sede de Emasesa pretende mejorar el entorno donde se asienta, un polígono industrial bastante mal conservado, para ello no sólo se apostó por un arquitectura de vanguardia sino que se adecentaron los accesos con jardines y fuentes. En el proyecto, que alcanzó los ocho millones de euros, se buscó el máximo ahorro energético instalando paneles fotovoltaicos en la cubierta y diseñando el interior con paneles de cristal para poder modularlo en función de las necesidades.


Lamentablemente, el entorno no hace justicia al edificio. Los polígonos industriales de la ciudad siguen mostrando un estado de semiabandono, con calles sin asfaltar, acerados destrozados y edificios medio en ruinas. La sede de EMASESA es un buen intento de mejorar el lugar donde se encuentra pero la reja que lo encierra y la imposibilidad de entrar a los jardines inciden en marcar los límites entre el edificio y su entorno.

Más imágenes del edificio aquí

No hay comentarios: