Páginas

sábado, 23 de julio de 2011

La fuente de los poetas en funcionamiento


Un mes después de la inauguración de los Jardines del Cristina parece que por fin alguien se ha dado cuenta de que la nueva fuente no funcionaba y le han dado al interruptor. Diseñada por Antonio Barrionuevo y con una escultura de Sergio Portela que representa a la musa de la poesía, la fuente dedicada a la Generación del 27 ofrece un interesante juego formas y colores, sobre todo por la noche cuando se ilumina.


Magnífico lugar desde donde contemplar el entorno monumental, aunque lamentablemente el mármol blanco ya muestra una suciedad que no invita precisamente a sentarse. Entre el incivismo de la gente y los modernos patinetes y su afán por deslizarse sobre toda superficie urbana, al mármol poco le queda de blanco en alguna zonas.


3 comentarios:

el pasado de sevilla dijo...

sigo pensando que las proporciones entre la escultura y la fuente son incorrectas.

por otro lado , una fuente a diez metros de otra, es absurdo.

un saludo.

Germinal Valiente dijo...

El Pasado de Sevilla, no tienes ni idea. Es muy frecuente que las plazas grandes cuenten con más de una fuente. En España es cierto que no es habitual, pero en el resto de Europa estoy cansado de verlo.
Lo de las proporciones de la estatua, bueno, no estoy de acuerdo, pero sí es ya cuestión de gustos.

Culturadesevilla dijo...

Sí que es cierto que la unión entre los Jardines del Cristina y Puerta Jerez no se ha resuelto de la mejor manera, se podría haber continuado ajardinando la zona para evitar un corte tan brusco. Ese espacio queda demasiado vacío y poco útil en verano. La fuente viene a romper ese vacío. Particularmente a mí no me molesta, ya me he acostumbrado a ella y si bien es cierto que está muy cerca de la de Brackembury, tampoco creo que entren en competencia precisamente por el carácter más horizontal de la nueva.

Por otro lado, si algo le falta a Sevilla son fuente, no estaría mal apostar por ellas en espacios públicos y rotondas, aunque fuera algo sencillo, pero contribuyen a refrescar el ambiente y amenizan el paseo. Siempre que no sean el sinsentido de Plaza de Cuba, que no tiene por donde cogerla por mucho que sea una fuente solar.

Saludos!